Soy perfectamente imperfecto y eso está más que bien para mí

¿Alguna vez te han dicho que eres perfecto? ¿Te hizo sentir bien o te hizo sentir mal porque tenías que justificar tu perfección esforzándote más, siendo mejor y sin rendirte nunca? Verás, vivimos en un mundo en el que todo el mundo intenta ser perfecto, como si su vida dependiera de ello. Cuando abro mi Facebook, sólo aparecen caras perfectas.

Todo lo que veo son mujeres perfectas, con casas, maridos e hijos perfectos, que van a destinos exóticos perfectos y que viven vidas perfectas. Tienen trabajos perfectos con colegas perfectos y parece que no tienen ningún problema.

¿Pero sabes qué? ¡Que se jodan! Que se jodan sus vidas perfectas cuando tienen que usar Photoshop en cada selfie que se hacen porque no son tan guapas como parecen. Que se jodan sus maridos perfectos que ligan con todas las mujeres guapas que aparecen. Que se jodan sus vacaciones a destinos exóticos porque pidieron un préstamo bancario para poder presumir delante de sus amigos «perfectos».

Sabes, a algunas personas sólo les importa si eres rico y si la sociedad te acepta. Porque no quieren hacer algo que se aparte de las normas sociales, ¿verdad? Es muy importante formar parte de algo y si no perteneces a ningún sitio, no existes, al menos no en un mundo como éste.

Así que, una vez más, ¡que se joda el mundo! Nunca he sido perfecta y no quiero serlo. Soy perfectamente imperfecta y estoy más que bien con eso. No quiero ser una de esas chicas que no piensan con su propia cabeza y que asienten a toda la mierda que dicen los demás sólo porque tienen un papel importante en la sociedad. No quiero que me moldeen en algo que no quiero ser sólo porque a otra persona le gusta. Quiero ser yo misma. Quiero encontrar el camino correcto hacia la felicidad y quiero pensar de forma normal y sana.

Y si alguien tiene un problema con eso o si alguien no me acepta tal como soy, entonces no necesito a esa persona en mi vida. Siempre seré un poco desordenada, un poco loca y una chica que lleva su corazón en la manga durante toda la vida. Porque eso es lo que más importa al final. Quiero hacer una vida que sea sólo mía, sin que otros me digan qué hacer o cómo comportarme.

Porque no soy como esas chicas perfectas que se ven por la calle. Nunca diré algo sólo para gustar a los demás. Siempre diré lo que quiero decir, por muy bien o mal que suene. Pero al menos saldrá del fondo de mi corazón. Y pase lo que pase, nunca me esforzaré por alcanzar la perfección, porque realmente no existe. Siempre seré una chica con mis propias cicatrices que forman parte de mi historia.

Seré diferente a las demás personas que conozcas porque soy única y eso es lo que me hace tan especial. Siempre me mantendré fiel a mí misma porque es la única manera de no perderme. Y pase lo que pase, siempre me querré y me aceptaré tal y como soy. Sólo así podré encontrar la paz que tanto ansío. Porque la vida es demasiado corta y lo último que necesito es fingir que soy otra persona. Estoy orgullosa por todo lo que he logrado y aunque no sea mucho, estoy agradecida por cada lección y cada bendición que recibo.

Así que esta soy yo, perfectamente imperfecta y estoy más que bien con eso. Si quieres aceptarme así, no intentes cambiarme. Cambiaré cuando sienta que es el momento adecuado para ello y no cuando otra persona quiera que lo haga. Me gusta estar maravillosamente rota y un poco a mi aire. Eso es lo que me hace tan única y no quiero cambiar eso por nada en este mundo.