Si le importaras una mierda, no te confundirĂ­as

Desde el momento en que conociste a este chico, nunca supiste a qué atenerte con él. Nunca quiso etiquetar las cosas y nunca estuviste segura de lo que representabas para él. Había momentos en los que te trataba como el amor de su vida, momentos en los que actuaba como si los dos no fuerais mås que buenos amigos y a veces te trataba como si no significaras nada para él.

Durante todo este tiempo, has estado intentando leerle a fondo. Has intentado que se quite la måscara y has tratado de descifrarlo, pero nunca lo has conseguido. No dejas de preguntarte cuål es el significado de todas las señales contradictorias que te ha estado enviando, pero simplemente sientes que no puedes llegar a él, que no puedes alcanzarlo.

Al principio, pensaste que sólo estaba fingiendo ser un tipo duro sin ninguna emoción. Te preguntaste si le habían hecho daño en el pasado y si alguna mujer le había causado dolor, lo que le hacía comportarse así. Pensaste que tenía miedo al compromiso y que sólo tenías que tener la suficiente paciencia para que te mostrara su verdadero yo. Pensaste que tenía miedo de abrirse hasta estar seguro de tus sentimientos por él. Así que hiciste todo lo que estaba en tu mano para demostrarle tu amor. Hiciste todo lo que pudiste para demostrarle que eras alguien en quien podía confiar y que eras digna de su confianza, porque querías que ese hombre oculto en su interior apareciera por fin.

Pero nada de esto fue suficiente. Nunca pudiste conseguir que te tratara como tĂș lo habĂ­as hecho y nunca pudiste hacer que se esforzara en su relaciĂłn contigo.

Hubo momentos en los que intentaste alejarte de Ă©l porque sabĂ­as que era lo Ășnico inteligente que podĂ­as hacer. Pero algo siempre te arrastraba de nuevo hacia Ă©l. Siempre te aferrabas a los buenos recuerdos, a cada momento en que actuaba como si te quisiera y a cada vez que se comportaba como si no pudiera vivir sin ti. Cada vez que estabas dispuesta a vivir con Ă©l, recordabas todo esto y pensabas que merecĂ­a la pena darle otra oportunidad. SeguĂ­as convenciĂ©ndote de que realmente te amaba, pero que tenĂ­a algunos problemas que le impedĂ­an demostrĂĄrtelo de la forma adecuada.

Pues dĂ©jame decirte que todo eso eran mentiras que te decĂ­as a ti misma porque querĂ­as que fueran verdad. Todo eran excusas y ahora por fin ha llegado el momento de que dejes de justificar a este hombre. SĂ© que esto es lo Ășltimo que quieres oĂ­r, pero la Ășnica verdad es que este hombre nunca se preocupĂł por ti lo suficiente como para hacerte su novia y demostrarte que eras su prioridad. Siento ser quien te lo diga, pero a este hombre nunca le importaste una mierda y nunca lo harĂĄ, a pesar de todas tus esperanzas y esfuerzos.

Y esto es algo que debes aceptar antes de que sea demasiado tarde. SĂ© que le amas profundamente y que quieres que Ă©l sienta lo mismo por ti, pero eso no va a ocurrir. Y su comportamiento te lo demuestra.

Porque Ă©l nunca te tratarĂ­a asĂ­ si te quisiera. Nunca te dejarĂ­a colgada y nunca permitirĂ­a que dudaras de sus emociones o de vuestra relaciĂłn. Si este chico te quisiera de verdad, te lo demostrarĂ­a. No le costarĂ­a expresar sus sentimientos y no tendrĂ­a ningĂșn problema en demostrarte su amor.

No importa lo que haya intentado hacerte creer, cuando un hombre te ama de verdad, lo dejarå claro. No te enviarå señales contradictorias y siempre sabrås a qué atenerte con él.

Todo lo demĂĄs son tonterĂ­as. Todo lo demĂĄs es su ego, su deseo de ser amado por alguien, su manipulaciĂłn emocional y su aprovechamiento del hecho de que le quieres.

Es cualquier cosa menos amor y es algo que tienes que aceptar, por muy duro que sea.