6 razones por las que estás haciendo tu vida más difícil de lo que debe ser

Confucio dijo una vez: «La vida es realmente sencilla, pero nos empeñamos en complicarla».

La mayoría de nosotros nos quejamos de lo difícil y complicada que es la vida, sin darnos cuenta de que somos los culpables.Somos nosotros los que nos complicamos la vida. Parte de todo el trabajo, las obligaciones y los quehaceres con los que tenemos que lidiar a diario, tendemos a complicarlos aún más, y nuestra mente se va desilusionando poco a poco por las influencias externas negativas.

Dudamos y cuestionamos nuestros instintos, tenemos miedo de tropezar y caer cuando surge un nuevo obstáculo. La vida es cada vez más difícil, y lo único que hacemos es perder el contacto con lo que realmente somos y lo que realmente necesitamos. Reconocer las principales razones por las que estás haciendo tu vida más difícil de lo que tiene que ser, será tu primer paso para simplificar las cosas y vivir una vida más feliz.

La comparación es el ladrón de la alegría. Tener un modelo en la vida que te ayude a desarrollarte y a mejorar es siempre algo bueno, pero compararte con personas que crees que son mejores que tú sólo te hace sentir amargura y envidia. La existencia de las redes sociales hace que esto sea aún más difícil con todas esas formas de vivir irreales, compartidas con todo el mundo con la mejor iluminación y el mejor filtro.

Ni una sola persona en este mundo es igual, tiene la misma vida o elige exactamente el mismo camino en la vida, así que no te compares con otras personas; en su lugar, compárate con la versión actual de ti y utilízala para ser mejor.

Empieza a hablar sólo de las cosas buenas de la gente, de la vida. Aunque no tengas ganas de hacerlo, ¡hazlo! Acostúmbrate a ello y sal poco a poco de todos los círculos de drama que te rodean. Imagina una vida sin cotilleos, sin difamaciones verbales.

Anima a la gente que te rodea a hacer lo mismo, y a los que no te apoyen en eso, ignóralos. Aléjate del drama y sucederán cosas increíbles cuando te distancies de toda esa negatividad y de quienes la crean.

No te arriesgas y dejas que tus miedos tomen decisiones por ti. La lista de miedos que tiene un adulto medio puede ser interminable, como el miedo al fracaso, al rechazo, a la opinión de los demás, etc. Cosas como ésas sólo te frenarán y harán que te pierdas muchas cosas en la vida.

Recuerda que los miedos sólo existen en tu mente, y cuanto más creas en ello, más desaparecerán tus miedos. Tendrás más confianza en ti mismo, te arriesgarás más y no dejarás que se te escape una oportunidad.

¿La gente habla a tus espaldas? No te preocupes por eso, preocúpate por el momento en que dejen de hacerlo. Siempre habrá gente a la que le gustes y gente a la que no; así es como funciona la vida. Cuanto antes te des cuenta y dejes de preocuparte por ello, antes serás más feliz y tendrás un mejor control sobre tu vida.

Por desgracia, muchas personas esperan una señal de Dios, o de algún otro ser espiritual, antes de decidirse a tomar una decisión o un movimiento importante en su vida. Toma tu vida en tus manos, encuentra la forma de sacar el máximo partido a tu vida, porque es mejor ayudar a moldear el destino que ser gobernado por él.

El mundo es un lugar cruel y lleno de sufrimiento, desamores y pérdidas. Estas cosas pueden afectar a tu felicidad, pero no debes perder la esperanza. Además, tener expectativas poco realistas hará que acabes decepcionado. Esto no significa que debas poner el listón bajo: debes seguir teniendo un alto nivel de exigencia contigo mismo y con el trato de los demás, pero siempre hay una línea en la que ese alto nivel se convierte en excesivo.

La vida es una cuestión de equilibrio. En el sufrimiento puedes encontrar una gran fuerza, en la angustia puedes encontrar resistencia, y en la pérdida puedes encontrar un renovado aprecio por la vida».