10 razones por las que está bien ser amigo de tu ex

Ser amigo de tu ex no siempre es un completo desastre. A veces, lo creas o no, puede convertirse en una amistad significativa.

Al fin y al cabo, esa persona pasó mucho tiempo contigo y compartisteis muchos momentos juntos. Habéis pasado por lo bueno y lo malo; eso es algo que no se olvida tan fácilmente. Puedes romper, pero no puedes borrar la existencia de esa persona.

Aunque haya terminado de la forma en que lo hizo, todavía tienes buenos recuerdos de vuestro tiempo juntos. Hubo momentos en los que te hizo feliz cuando estabais juntos, cuando te sorprendió haciendo algo bonito. No fue horrible todo el tiempo, sobre todo al principio.

Si los dos pudiérais centraros en esos grandes momentos que pasasteis juntos en lugar de en cómo os estropeasteis el uno al otro, podríais tener una bonita y duradera amistad. Lo único que hace falta es entenderse y respetarse mutuamente.

Aquí tienes algunas razones por las que está bien que seas amigo de tu ex.

1. Si mantienes tu corazón abierto, podrás volver a encontrar el amor

Si vives tu vida perdonando a la gente que te hizo mal y abriendo tu corazón a los que te rodean, atraerás que te ocurran cosas positivas también.Algunos lo llaman karma, otros lo llaman buena suerte, pero la forma en que tratas a los demás se te devolverá más adelante.

Al mantener una buena relación con tu ex, te estás perdonando a ti mismo. Vas a ser una mejor persona con mucha más confianza, lo que dará sus frutos cuando finalmente conozcas a alguien nuevo.

2. Fue una ruptura feliz

De acuerdo, ninguna ruptura es feliz, pero digamos que la tuya no fue fea. En cierto modo te lo esperabas y quizá fue un acuerdo mutuo entre dos personas que simplemente se dieron cuenta de que no tenían nada en común y decidieron romper antes de que alguien saliera gravemente herido.

Este tipo de situación es perfecta para el comienzo de una bonita amistad.

3. Ya lo sabe todo sobre ti

Es fácil hablar con él porque no tienes que darle explicaciones sobre ti y las cosas que haces o no haces, o que comes o no comes. Él ya sabe todo eso.

Se siente natural hablar con él y, a pesar de que ya no estáis juntos, estaría bien actuar con amabilidad y mantenerlo en tu vida como amigo.

4. Tenéis muchos amigos comunes

Si tenéis muchos amigos comunes y no quieres crearles ninguna situación incómoda, es mejor que sigáis siendo amigos. Imagina que uno de tus amigos celebra una fiesta de cumpleaños y ambos estáis invitados.

¿No sería mejor que siguierais siendo amigos y que fuerais a la fiesta sin el resentimiento o la rabia que os dejó la ruptura? Además, siempre podéis seguir siendo amigos pero manteniendo las distancias; no tenéis que pasar toda la noche uno al lado del otro.

Pero también es importante que no os molestéis mutuamente con vuestra presencia.

5. Has seguido adelante

Has tenido tu ración de lágrimas y has pasado el proceso de curación. Ahora que no le echas nada en cara, es normal que seáis amigos.

Ahora que lo has superado, su nueva novia no te molestará y no estarás mirando en su dirección todo el tiempo, temiendo que alguien se le insinúe.

6. Ya no hay tensión sexual

Quizá hayas salido de una relación de larga duración en la que el sexo había pasado de ser una fuente de placer a un hábito. Y ahora que habéis roto, si otra persona te atrae más que tu ex pareja, es seguro que podéis ser amigos para toda la vida.

7. Ambos sois emocionalmente maduros

Vuestra madurez os permitió ver las cosas desde una perspectiva diferente. Te has dado cuenta de que él significa mucho para ti y de que no quieres perderle, así que si tuvisteis que romper, eso no significa que no debáis volver a veros. Eres lo suficientemente razonable como para dejarle entrar en tu vida como amigo.

8. Has dejado de vivir en el pasado

Por fin has pasado página y te has dado cuenta de que el pasado debe quedarse donde debe estar. Todo lo que pasaste está muy atrás y nada de lo que hagas puede cambiar eso.

Lo único que puede cambiar es tu relación con tu ex. Así que, si lo decides, puedes dejarle entrar en tu vida y los dos podéis empezar de nuevo, pero esta vez con papeles diferentes.

9. Os preocupáis el uno por el otro

Todavía os preocupáis el uno por el otro, pero no de la misma manera que antes. Crecisteis para desarrollar una relación diferente, así que por qué deberíais perderla sólo por una estúpida regla no escrita de que los ex no deben ser amigos. Si queréis ser amigos y si seguís sintiendo algo por el otro, hacedlo.

10. Te da buenos consejos

Sabes que siempre que tienes un problema puedes acudir a él. Incluso cuando teníais una relación, sabía darte buenos consejos. No lo hacía tan a menudo, pero cuando lo hacía, sabía cómo hacerlo.

Sigues valorando su opinión y no tienes nada en contra de él, así que no tiene nada que perder y será completamente sincero.