Por fin he descubierto por qué soy un imán para los hombres tóxicos

Mi vida amorosa es una gran historia desordenada y mis ex fueron una decepción tóxica tras otra.

Era realmente dif√≠cil de manejar. Me hac√≠a ilusiones, pensando para m√≠ misma ¬ępor fin alguien normal¬Ľ, y de repente se desataba todo el infierno t√≥xico.

Empezaba el abuso emocional. Haciéndose la víctima, culpabilizando, juzgando, criticando y todo lo que sigue el patrón de la manipulación tóxica.

Se repetía el mismo escenario y sentía que me ahogaba en mis propias lágrimas, en mi propio dolor.

Con cada decepción, mi corazón roto se volvía más débil, las heridas más profundas y todo mi ser se agotaba emocionalmente.

Sabía que algo estaba mal. No podía achacarlo todo a la mala suerte y a su inestabilidad emocional. Que había algo en mí que les atraía.

¬ŅPero qu√© era?

¬ŅHe hecho algo malo? ¬ŅHay algo defectuoso dentro de m√≠ que desencadena ese comportamiento maligno?

Me estaba volviendo loca pensando en todos los posibles escenarios que respondían a por qué todas mis relaciones estaban condenadas a un final tan horrible.

No puedo decirte el d√≠a exacto, pero en alg√ļn momento, todo se aclar√≥ para m√≠. Cuando por fin volv√≠ a encontrarme a m√≠ misma, cuando estaba lejos de mi √ļltimo ex t√≥xico, encontr√© las razones por las que los hombres t√≥xicos se sienten atra√≠dos por m√≠ como si fuera un im√°n.

No era una sola cosa, sino una serie de peque√Īas cosas subconscientes que hac√≠a por amor. Adem√°s, poseo rasgos de los que carecen los hombres t√≥xicos pero que desean desesperadamente tener.

Mi √ļltima relaci√≥n fue una prueba de ello. Explicar√© algunas de mis relaciones t√≥xicas a trav√©s de esta √ļltima porque fue cuando decid√≠ que ya era suficiente. Me merezco algo mejor.

Fui demasiado comprensiva

Para decirlo con palabras más sinceras, siempre ponía excusas por cada mierda que hacía. Le quería tanto que permitía que me faltara al respeto.

Por ejemplo, yo me arreglaba para nuestra cita a las 8 de la tarde y él llegaba a las 10. Discutiríamos un poco y luego actuaríamos como si no pasara nada.

En otras ocasiones, jugaba conmigo a juegos mentales con mensajes de texto.Por ejemplo, no me devolvía los mensajes hasta el día siguiente.

Me decía a mí misma que probablemente se había ido a la cama temprano o que me diría alguna excusa poco convincente. No importa; no dormí toda la noche pensando en los peores escenarios.

Estaba demasiado disponible

Cogía el teléfono en cuanto me llamaba, sin importar el tiempo que me ignorara antes.

Daba prioridad a sus amigos, su familia, su trabajo, sus aficiones… pero nunca a m√≠. Siempre fui la √ļltima. Siempre estaba disponible cuando le conven√≠a venir o ir a alg√ļn sitio.

Básicamente me daba por sentado porque veía que podía hacerlo.

Confié en él a pesar de mi buen juicio

Las historias que me contaba, las excusas que me daba, todas parecían improbables y, a veces, incluso irreales, pero decidí creerle.

En realidad, sab√≠a que no era as√≠. S√≥lo quer√≠a creerle porque me gustaba… porque me importaba… porque quer√≠a que fuera alguien en quien pudiera confiar.

Nunca debí ignorar mi instinto que me mostraba todas las banderas rojas.

Jugó la carta de la empatía

Soy emp√°tica; simpatizo mucho con otras personas, especialmente cuando hay sentimientos rom√°nticos de por medio. √Čl vio eso en m√≠. Lo vio y lo utiliz√≥ contra m√≠.

Me servía alguna historia triste de cómo la vida le ha tratado mal, de cómo no tiene suerte, de cómo su ex era una zorra y de cómo le faltaba amor en su vida.

Me tragar√≠a esa mierda y justificar√≠a su p√©simo comportamiento. Le perdonar√≠a incluso antes de que tuviera la oportunidad de decir ¬ęlo siento¬Ľ.

Me entregué en cuerpo y alma a la relación y no obtuve nada a cambio

No me importó esforzarme más que él. Lo hice sin siquiera pensarlo. Pero cuanto más daba, más vacía me sentía porque no recibía nada a cambio.

Pronto empecé a sentir que no le importaba en absoluto. Echaba de menos un oído atento y abrazos apretados en los días sombríos. Echaba de menos a alguien con quien pudiera compartir mi felicidad, en lugar de estar celoso de ella.

Eché de menos la armonía, la paz y una sonrisa sincera en la cara. Lo echaba todo de menos y aun así me quedé.

Pero no sé por qué.

Es más fácil de racionalizar ahora que estoy lejos de él y de toda la situación. Pero cuando estaba allí, no podía evitar sentir todas las emociones tan intensamente y no podía recomponerme.

Tuve momentos de claridad. Me encontraba en situaciones en las que sabía que irme era lo mejor. Cuando lloraba día y noche por algo que él hacía o dejaba de hacer.

Deber√≠a haberme marchado entonces, en uno de esos momentos en los que estaba enfadada, dolida, y le ve√≠a como realmente era. No deber√≠a haberme quedado; s√≥lo le estaba dando otra oportunidad de hacerme da√Īo.

Me quedé más tiempo del que debía porque creía que las cosas se podían arreglar.

Estaba tan increíblemente equivocada. No puedes arreglar lo que ya está roto. No puedes cambiar a un hombre que no siente la necesidad de cambiarse a sí mismo.

Ahora lo sé. Conozco todos mis errores a través de todas mis relaciones y no pienso repetirlos.

Ya no soy un imán para los hombres tóxicos. Soy todo lo contrario.

Aprendí a reconocer las banderas rojas y a evitar a los hombres tóxicos. Aprendí que tengo que respetarme y amarme a mí misma para que los demás hagan lo mismo.

He establecido límites que ya no cruzo. Me he convertido en una mujer que crece en confianza con cada día que pasa.

La que habla cuando no la tratan bien. La que perdona pero no olvida. Me he convertido en una mujer que no volver√° a tolerar la toxicidad de nadie.