Lo que he aprendido de mi amiga que fue maltratada por su pareja

Tengo un amigo al que conozco prácticamente de toda la vida. Nos conocíamos del colegio y vivíamos cerca el uno del otro, así que siempre salíamos juntos. No fue hasta la universidad cuando nos hicimos grandes amigos.

Es s√ļper inteligente, sarc√°stica, ingeniosa y guapa. Siempre ten√≠a una lengua afilada y era la chica m√°s divertida en todas las reuniones.

Además, tenía una relación estable a largo plazo. Su vida era todo lo que yo quería para mí.

Recuerdo que un día estábamos tomando un café con leche en nuestra cafetería favorita y me dijo que su novio estaba cerca, dando vueltas en su coche y que iba a darle un beso de saludo.

Recuerdo que pens√© y le dije: ¬ęOmg, eso es s√ļper bonito¬Ľ.

Con el paso del tiempo, empezamos a ser muy amigas. Le dije que ten√≠a la mejor vida del mundo: ¬ęEres guapa, est√°s terminando la universidad, le gustas a todo el mundo y tienes una relaci√≥n estupenda llena de comprensi√≥n y confianza¬Ľ. Ella sonri√≥ un poco cuando le dije eso.

En otra ocasi√≥n, salimos a correr y su novio, al que a√ļn no conoc√≠a, la llam√≥ y le pregunt√≥ ad√≥nde √≠bamos.

Hice una broma, cog√≠ su tel√©fono y le dije: ¬ęVamos a salir con unos chicos guapos de la universidad¬Ľ. Me di cuenta de lo inc√≥moda que estaba.

No recuerdo qué pasó entre medias; ella se graduó y a mí me quedaban dos semestres más, así que volví a la universidad y ella me llamó, diciendo que habían roto.

Me contó todo en una especie de código, como si tuviera miedo de hablar por teléfono.

Cuando volví a casa me lo confesó todo. Toda su relación era una mentira. Era una persona extremadamente celosa y agresiva.

¬ŅRecuerdas la vez que se pas√≥ para ¬ębesarla¬Ľ, pues s√≥lo la controlaba? Y aquella vez que hice una broma sobre los chicos de la uni, bueno, no la crey√≥ y la abofete√≥ por ello.

Me habló de montones de situaciones en las que él estaba celoso y paranoico y la golpeaba sólo porque le parecía correcto.

Le pregunté cómo se las arreglaba para parecer tan buena y feliz delante de nuestros amigos y me contestó que cuando estaba entre nosotros, vivía la vida que quería.

Su relación duró mucho tiempo. Dijo que tenía miedo de romper con él porque le amenazaba con matarse a sí mismo o a su familia y a ella.

√Čl le lav√≥ el cerebro y ella ten√≠a miedo de dec√≠rselo a alguien.

En un momento dado, ella ten√≠a miedo de pedirle que fuera al cine a ver la nueva pel√≠cula de James Bond porque √©l podr√≠a pensar que est√° ¬ęenamorada del actor¬Ľ, y luego enloquecer y herirla f√≠sicamente.

Al final, rompió con ella aunque ella siguiera sus reglas. Evidentemente, estaba mentalizado y ya no podía soportarse a sí mismo.

Finalmente se salvó aunque quería incluso volver con él: el clásico síndrome de Estocolmo. Por suerte, él se alejó y ella se dio cuenta de que la libertad es lo más importante en la vida para ella.

Pensó que nunca volvería a encontrar a nadie. Su autoestima estaba por los suelos y había perdido por completo la fe en los hombres, pero se volvió a enamorar del mejor chico de la historia al que le presenté.

Por fin es feliz y vive la vida que siempre deseó.

A veces me sorprendo a m√≠ misma quej√°ndome de un tipo cualquiera que me hizo da√Īo y me baj√≥ la autoestima, entonces s√≥lo pienso en ella y dejo de quejarme.

Es una persona tan buena y fuerte y consiguió salir adelante de todo esto sólo porque creía en el amor y en que hay gente buena ahí fuera.