8 señales de advertencia de que estás saliendo con un auténtico ególatra

1. Se preocupa mucho por la opinión de los demás

Este tipo presta mucha atención a lo que los demás piensan de él.

Cuando habla con alguien por primera vez, siempre da lo mejor de sí mismo para dejar una buena primera impresión.

Quiere que los demás piensen que es increíble porque eso le hace sentir bien.

Incluso fingirá que es alguien que no es, sólo para gustar a los demás.

Por otra parte, en la vida privada, no es como se presenta en público. Eso es un hecho y los que están cerca de él lo saben muy bien.

2. Le gusta hacer bromas sobre los demás

Si estás sentado con él, puedes apostar que te reirás mucho porque se burlará de los demás.

Contará todo tipo de historias sobre ellos, pero si alguien intenta hacer lo mismo con él, se asustará.

Un tipo así simplemente no puede soportar que alguien le avergüence.

Cuando la gente le hace eso, se siente tan pequeño e insignificante, pero mientras se lo hacen a otros, se siente fuerte y poderoso.

No entiende que estas acciones pueden hacer sentir mal a los demás.

Tiene una idea retorcida del comportamiento en compañía y, por eso, es muy difícil de manejar.

3. No se preocupa por ti

Este tipo sólo está enamorado de una persona: de sí mismo.

No le importas realmente y estás en su vida sólo porque le convienes.

Necesita que le cuides, que limpies, que planches y que lleves dinero a casa.

Si te pones enferma o algo así, probablemente te dejaría tirada y no se arrepentiría de hacerlo.

Sólo se preocupa de sí mismo y no puede funcionar de otra manera. Estará con alguien sólo por interés y beneficio personal.

Un hombre así no siente empatía, no sabe amar de corazón y nunca muestra afecto.

4. Quiere que le des prioridad

Sin ninguna intención de hacer lo mismo por ti. La única persona que pondrá en primer lugar es él mismo y eso nunca cambiará.

Un ególatra querrá muchas cosas de ti, pero nunca se esforzará por mejorar las cosas entre los dos.

Esperará que seas la única que se esfuerce y, si te niegas a hacerlo, romperá contigo, culpándote de todos los problemas que teníais.

En todas las peleas que tengáis, él siempre será el ángel que no hizo nada, mientras que tú serás el demonio que hará de su vida un infierno.

5. Le gusta presumir

¿Quieres conocer a ese famoso? No hay problema, porque él organizará un encuentro con ellos.

Un tipo así miente sobre sus logros para quedar mejor a tus ojos.

Presume con cosas que no son tan importantes y que ningún otro ser humano mencionaría.

Miente para parecer más inteligente y mejor, para atraer a nuevas personas a su vida.

Les dirá muchas tonterías y se creerán todo lo que dice porque tiene la capacidad de manipular a la gente.

Presume con las mujeres, el dinero, el trabajo y todas sus posesiones.

Cree que la gente pensará que es guay por estas cosas, cuando en realidad piensan todo lo contrario.

6. Quiere que los demás le respeten

Un ególatra querrá el respeto de los demás, pero no lo corresponderá.

El respeto es algo que le obsesiona y presta mucha atención a cómo le trata la gente.

Si ve que alguien no le respeta, hará todo lo que esté en su mano para cambiarlo.

Si los demás no le dan el respeto necesario, pensará que no es digno y se sentirá mal consigo mismo.

Intentará encontrar formas de conseguir su respeto porque eso es lo que le hace sentirse bien consigo mismo.

7. Se cree la persona más inteligente del mundo

Un hombre así tiene una enorme autoestima. Cree que lo sabe todo y eso es algo que molesta a la gente que le rodea.

Si salís, probablemente pedirá una comida y una bebida para ti, porque cree que es el que más sabe.

También te dirá qué vestido debes llevar y qué zapatos y bolso deben acompañarlo.

Se comportará como si fueras su hijo y estuviera allí para enseñarte qué camino tomar y cómo vivir.

Quiere meterse en tu cabeza y decirte lo que tienes que pensar.

Si no te comportas como él quiere, te llamará la atención y te dirá que deberías ser muy afortunada por tenerle en tu vida y que deberías respetarle.

Simplemente no puede pensar con claridad y eso es lo que hace que todas sus relaciones terminen.

8. Está obsesionado por su aspecto

Este hombre probablemente pasará más tiempo delante del espejo que tú porque está muy obsesionado con su aspecto.

Cuando se prepara por la mañana, su pelo debe ser perfecto, al igual que su traje y sus zapatos.

Cuando va por la calle, siempre se fija en su aspecto en los escaparates.

Siempre quiere asegurarse de que todo lo que lleva es perfecto para que los demás le admiren.

Eso es alimento para su alma y se siente más poderoso cuando tiene buen aspecto.

Cree que la gente le querrá por su ropa, pero no entiende que la belleza interior es lo que más importa.