7 cosas que debes saber para encontrar al hombre adecuado

Nos han enseñado a través de los medios de comunicación, de las películas y de las historias que hemos escuchado durante toda nuestra vida que «el elegido» llegará y que todo lo que tenemos que hacer es estar preparados para recibir el amor.

Todo el mundo tiene su «uno» y eso es lo que está tan mal porque ningún consejo sobre relaciones debería sonar como «ten paciencia, el uno vendrá».

¿Qué? ¿Realmente va a volar desde el cielo para ser tu único y verdadero amor? Me gustaría decirte que probablemente has conocido a alguien que era un compañero de vida potencial para ti.

Estarás pensando que me estoy volviendo loca, pero es la verdad.

Cuando buscamos al chico adecuado, pensamos que esa posición sólo podría ocuparla una persona en concreto, pero la verdad es que hay muchos chicos por ahí que te atraen y tienen el comportamiento adecuado que te gustaría ver en tu marido.

Existe esta historia que nos jode la mente sobre cómo conoceremos a alguien: nos tropezaremos con él un día y el tiempo se detendrá. Pensamos que al instante nos invadirán los sentimientos.

Será como si fuéramos las dos únicas personas en todo el mundo. Pero eso es un gran error. Las relaciones requieren mucho trabajo, compromiso y confianza.

Por eso, te damos 7 cosas que debes saber antes de encontrar a tu chico ideal:

1. La etapa de amor de cachorro no puede durar siempre

Al principio de la relación, os invadirán sentimientos increíbles de alegría y felicidad, como si no hubiera nada que pudiera separaros.

¿Pero cuántas veces has experimentado esto? Le conoces y todo va de maravilla, pero más adelante en la relación, empieza a ser un gilipollas y no hay nada más que puedas hacer que romper el asunto.

La etapa del amor de cachorro es el tipo de amor superficial durante los primeros meses, cuando todo va de maravilla, pero debes ser consciente de que llegarán momentos difíciles y los dos tenéis que encontrar la manera de superarlos.

2. Una pelea no equivale a una ruptura

Esta la he aprendido por las malas. Me metía en una pelea con mi novio y en un instante rompía la relación porque pensaba que no podía hacer nada.

Pensaba que nunca me pelearía con mi verdadero amor y he sufrido mucho por ello. No te digo que insultar a tu pareja o gritar y chillar esté bien.

Pero las discusiones que se producen en el camino no son dignas de tirar la toalla.

3. Reconocer la conexión «insana»

Es decir, la pasión y la lujuria. La lujuria no es algo que cree una relación duradera y amorosa. Es sólo una explosión de química entre vosotros.

Eso no aporta felicidad a largo plazo. Las relaciones sanas no se basan en eso, sino en la comunicación y la conexión profunda.

Una relación sana también tiene sexo apasionado, pero va acompañado de una conexión emocional y mental.

4. Las conversaciones profundas son cruciales

Esto va unido al punto anterior. No te digo que tengas que discutir el origen del Universo, pero hablar de tus emociones y pensamientos es muy importante.

Abrirse a tu pareja es lo más importante aquí (incluso más importante que el sexo). Hablar de vuestro futuro juntos es como crear un camino que os lleve a los dos a una relación exitosa y saludable.

Es decir, si él no quiere tener hijos y tú sí, y hay bastantes posibilidades de que ninguno de vosotros quiera cambiar de opinión, ¿por qué querrías gastar tu energía en eso? Pero, ¿cómo vas a saberlo si no lo habláis?

5. No esperes que te cure

Si has pasado por muchas cosas en tus relaciones pasadas, si no te han apreciado tus padres, existe la posibilidad de que ahora estés intentando mejorar todo poniendo todos tus pedazos rotos en manos de otra persona y esperando que te reconstruya.

Eso no es realmente eficaz y puede causarte demasiado dolor si no se cumplen tus expectativas. Más bien, dedica algo de tiempo y esfuerzo a arreglar tu propio yo antes de empezar una nueva relación.

Sólo tú sabes cómo pegar tus piezas.

6. Las relaciones sanas se construyen con el tiempo

A diferencia del tipo de relación insana, la sana comienza lentamente, con intereses y atracción mutuos en lugar de con lujuria y una explosión de emociones.

Las relaciones sanas tardan en construirse. Intenta tomártelo con calma y usa la cabeza. Sé que puede ser difícil, pero intenta usar la cabeza antes que el corazón, al menos al principio.

Tu mente no funciona según la razón y la racionalidad. Por tanto, intenta comprender el proceso de pensamiento que acompaña a la relación y tómate tu tiempo.

7. Observa las cualidades que hacen que sea un amante

Las mujeres vienen a mí quejándose de cómo las tratan en una relación, de que el hombre no es el adecuado para ellas o de que simplemente ya no se sienten queridas.

Por eso nos decantamos por alguien que claramente no es material de maridaje, ni siquiera de relación. Tendemos a pasar por alto las banderas rojas y nos enamoramos de él cuando sabemos que no es el adecuado para nosotras.

Por eso hay algunas pequeñas señales y cualidades de un guardián:

No te hace sentir mal contigo misma.

Acepta tus imperfecciones, amándolas tal y como debes amarlas. Te acepta por completo y sabe que eres digna de amor sin importar tus defectos.

Siempre está ahí para ti.

Aunque tenga algo que hacer, si le necesitas, estará ahí para ti. Si estás enferma o no puedes hacer algo por ti misma, él será quien te eche una mano y no tienes que preocuparte de que te deje tirada.

Pide tu opinión.

Quiere que participes en todo lo que hace, incluso en la toma de decisiones. Te pide tu opinión sobre ciertos temas y aprecia tu aportación.

Te presenta a sus amigos y familiares.

No tiene miedo de presumir de ti porque está muy orgulloso de tenerte en su vida.

Tiene creencias y valores similares.

Esta suele pasarse por alto, pero tener una pareja con intereses y valores similares es crucial. Si no sois fundamentalmente compatibles, os encontraréis con muchos obstáculos en el camino.

Si no estáis en la misma página, hay veces que no respetará tu postura y eso causa muchos problemas. Así que busca a alguien con los mismos valores y creencias que los tuyos.

Quiere hacerte feliz.

Tu felicidad es su prioridad y eso es una verdadera señal de amor incondicional.

Te ve como su mejor amigo.

No hay nada más importante que esto. Tenéis que reír y ser felices juntos para conoceros de verdad. La amistad es lo importante aquí y la necesitáis en vuestra relación para superar los momentos difíciles.

Él quiere el mismo nivel y tipo de compromiso que tú.

Si tú quieres una relación monógama y él quiere lo mismo, estáis en la misma línea y la relación puede seguir adelante.

Pero si él quiere una relación de sexo abierto cuando tú quieres ser leal, no hay nada que puedas hacer para que funcione.

ÉL QUIERE QUE FUNCIONE.

Los dos estáis comprometidos a hacer que funcione y a demostraros mutuamente que estáis enamorados y que no hay nada que pueda romperos.

Espero haber sido de ayuda. Al final, lo más importante es saber elegir bien.

Saber a quién elegir como pareja es muy importante y necesitas comprometerte plenamente con tu elección, por eso es importante saber lo que buscas.

Ten la mentalidad adecuada y trabaja para conseguir todo lo que quieres en una relación. Porque eso es lo que te mereces. Te mereces lo mejor y te mereces que te traten con todo el respeto que alguien pueda darte.