6 cosas no negociables que tienes que hacer después de una ruptura

Habrá días en los que te sentirás agotada, impotente y abrumada por el dolor y la tristeza tras una ruptura. Desgraciadamente, no se puede saltar esa fase. Sin embargo, las cosas se hacen más fáciles, sobre todo si no haces tu proceso de curación más complicado de lo que ya es.

Hay 5 fases por las que todo el mundo pasa después de una ruptura: esperar que las cosas cambien, reconocer que no hay vuelta atrás, tiempo para enfadarse, hacer las paces con la situación y seguir adelante. Y cuando por fin llegamos a la última fase, la de seguir adelante, nos damos cuenta de que ahí es donde las cosas se ponen más difíciles y empieza el verdadero trabajo.

A veces saboteamos nuestro propio proceso de seguir adelante haciendo cosas que sabemos que no debemos hacer. Por eso tenemos que cambiar y dejar ir ciertas cosas para facilitar ese proceso, y seguir adelante en serio de una vez por todas.

Estas cosas parecen sencillas, pero cuando las haces realmente, ves lo difíciles que son. Por eso tienes que ser decisivo y estar decidido a dejar a tu ex y todo el dolor en el pasado y empezar a concentrarte en ti mismo y en tu futuro.

1. Cambiar de escenario

El lugar en el que vives nunca te pareció tan pequeño. Vayas donde vayas y mires donde mires hay algo que te recuerda a él. Es como un viaje por el carril de la memoria y no te hace ningún bien.

Por eso necesitas un cambio de aires. Busca una ruta diferente para ir al trabajo. Ve a relajarte a algún parque al que nunca hayas ido con él. Encuentra un nuevo cine. Encuentra un lugar nuevo para tomar tu café matutino.Esto no es una forma de escapar de tu pasado, es una forma de evitar que esté en tu cara todo el tiempo. Tu cerebro ya hace bastante por sí solo, no necesitas recordatorios adicionales de tu ex.

2. Despedirse de ciertas personas

Hay otras personas que tu ex trajo consigo a tu vida t que pasaron a formar parte de la tuya. Son sus amigos o incluso su familia, a los que llegaste a querer mucho. Pero el énfasis está en los suyos. En la mayoría de los casos, le cubrirán las espaldas y mantendrán su versión de la historia. Se entrometerán intencionadamente o no, darán consejos o intentarán que volváis a estar juntos.

Si vas en serio con lo de seguir adelante, eso no es algo que necesites. Lo que necesitas es distanciarte de esa relación y de todo lo que esté relacionado con ella, incluso de las personas. Es duro. No es fácil cortar esas conexiones, pero a veces es necesario. Tienes que pensar en ti y en tus sentimientos, y en si la presencia de esas personas se interpone en tu camino para dejar atrás el pasado.

3. Deshacerte de los objetos con carga emocional

Es un poco redundante decirlo, pero aún así merece la pena mencionarlo. Si tu habitación, apartamento o casa está llena de cosas que te recuerdan a tu ex, deberías tirarlas o regalarlas.

No necesitas que los pequeños regalos que te hizo te recuerden momentos felices que quedaron en el pasado. No necesitas usar su vieja camiseta como pijama porque tienes otras cosas que ponerte. No necesitas fotos tuyas y de tu ex felices y sonrientes a tu alrededor, porque sólo te sacarán las lágrimas.

Por muy pequeños que sean los objetos, tienen una gran carga emocional. Llevan significado y recuerdos, por lo que te mantienen en ese estado de nostalgia y reminiscencia, en lugar de permitirte avanzar.

4. Cambiar tu rutina

Necesitas algo nuevo en tu vida. No necesariamente un chico despechado, porque esa no es siempre la opción más inteligente. Pero necesitas algún tipo de cambio. Necesitas salir de tu zona de confort y ver de qué estás hecha.

Necesitas probar algo que no hayas probado nunca y ver cómo te afecta esa experiencia. Puede ser cualquier cosa, desde un viaje, viajes por carretera, clases de yoga, correr, clases de cerámica, tiro con arco, boxeo, parapente, clases de pintura… el cielo es el límite y sólo tienes que elegir lo que más te interese.

Es una forma de no pensar en nada y de hacer algo divertido y productivo al mismo tiempo. Este es el momento adecuado para ponerte en primer lugar y hacer cosas que te interesen y que no tengan ninguna relación con tu ex.

5. Usar unfollow en tus cuentas de redes sociales

Aunque los beneficios de las redes sociales son numerosos, tener una visión constante de la vida de tu ex no es uno de ellos. Las redes sociales son tu enemigo cuando se trata de olvidar y seguir adelante. Las cosas empeoran si tu ex ya ha empezado una nueva relación y sus caras felices aparecen en cualquier lugar donde hagas clic.

No tienes que borrar o bloquear a tu ex si no quieres, pero desde luego deberías dejar de seguirle en las redes sociales. Así estará menos presente en tu feed de noticias y en tu vida. Lo único que tienes que hacer ahora es evitar hacer clic en su perfil y comprobar dónde está, con quién está y qué hace. Ese ya no es tu problema. Es hora de que redirijas tu atención a ti misma.

6. Cortar todos los lazos con tu ex

Es más fácil hablar o enviar mensajes de texto con tu ex de vez en cuando. Te sientes mejor. Tienes la sensación de que sigue plenamente presente en tu vida. Te sientes bien en esos momentos. Pero esos momentos son cortos. Las llamadas terminan. Los mensajes de texto se acaban. Y vuelves al punto de partida porque ya no hay vuelta atrás.

Estar en contacto constante con tu ex sólo es posponer lo inevitable. No debes fingir una amistad ni obligarte a fingir que no sientes nada más por él. Tus sentimientos no desaparecerán de la noche a la mañana, y cuanto más tiempo lo mantengas en tu vida, más difícil te resultará dejarlo ir.