5 cosas que nunca dirías si fueras realmente feliz con él

Si tienes que convencerte a ti misma de que tu relación es feliz y de que has encontrado al chico adecuado, probablemente no estés tan contenta como te gustaría.

Si te encuentras en situaciones en las que sigues encontrando excusas de por qué las cosas ya no son tan agradables y tratas constantemente de hacerte creer que así es como debe ser, entonces probablemente ya no eres tan feliz con él.

Cuando tienes que convencerte a ti misma de que eres feliz, es una clara señal de que tu relación ya no es satisfactoria.

Éstas son 5 cosas que la gente sólo dice cuando ya no es feliz con su pareja pero intenta convencerse de lo contrario.

No te mientas más y averigua qué te hace feliz. Entonces, ¡ve a por ello!

1. «Después de estar juntos durante un tiempo, se supone que la emoción desaparece».

Es imposible tener esos nervios y mariposas de la primera cita durante toda la relación.Eso suele ocurrir al principio de la relación, cuando todavía os estáis enamorando el uno del otro.

¡Pero eso no significa que debas dejar de emocionarte por ver a tu hombre! Sigue siendo la persona con la que vuelves a casa cada día, y si la idea de ver su cara al final de un largo día no te hace sonreír, probablemente no eres tan feliz como crees.

Tu hombre es alguien que debería hacerte sentir cálida y feliz de estar en casa, no alguien cuya presencia te molesta y hace que te vuelvas loca o, lo que es peor, desinteresada. Eso es señal de un problema mayor.

2. «El trabajo nos estresa, eso es todo».

En la vida pasarás por retos. No siempre va a ser fácil, y no siempre vais a ser felices el uno con el otro. Todas las relaciones pasan por sus altibajos, pero lo importante es que ambos queráis trabajar en ello.

Pero si sigues culpando a las influencias externas de vuestros problemas perpetuos, eso podría significar que hay algo más grande. Cuando siempre encuentras una buena excusa para explicar por qué tú y tu pareja habéis desconectado -como el trabajo, la familia y otras cosas- nunca serás feliz. Sólo te estás mintiendo a ti mismo.

Intenta encontrar el verdadero problema aquí, y deja de culpar de vuestra infelicidad mutua a cosas que no tienen nada que ver. Si simplemente ya no funcionáis y ya no hay chispa ni respeto mutuo, es mejor dejarlo que seguir buscando excusas.

Te estás haciendo más miserable de lo que necesitas.

3. «No quiero molestarle con mis problemas; no es importante».

Tu hombre es tu santuario. Es la persona que debe estar a tu lado y ser tu mano amiga en las imprevisibles tormentas de la vida.

Siempre deberías querer desahogarte con él y compartir tus problemas más profundos y oscuros con él porque debería estar ahí para ti en las buenas y en las malas.

Si te das cuenta de que no quieres abrirte a él y, en cambio, hablas con tus amigos y tu familia mientras le mantienes en la oscuridad, probablemente ya no te sientas conectada con él y necesites reevaluar vuestra relación.

4. «Ya lo solucionaremos».

Si tienes problemas en tu relación, debes tratarlos con prontitud. Aplazar las cosas y no tratarlas cuando los sentimientos aún están frescos va a estropear vuestra relación.

Estar comprometido con el otro no significa no tener problemas. Significa afrontarlos de forma sana y querer luchar el uno por el otro, siempre.

Si no tienes la voluntad de seguir hablando de las cosas y prefieres esconderlas bajo la alfombra, al final se acabará sellando el trato, y no en el buen sentido.

O bien habláis de vuestros problemas y trabajáis en vuestra relación, o bien rompéis y os centráis en encontrar a alguien que os dé ganas de trabajar.

5. «Simplemente tiene sentido seguir juntos, por razones prácticas».

Si sólo te quedas con él por cosas que no tienen nada que ver con el amor y el respeto, estás en ello por razones equivocadas.

¡No sigas en una relación sin amor sólo porque es más conveniente así! Si estáis viviendo juntos y sería muy complicado mudarse y buscar un nuevo lugar, deberíais romper cuanto antes.

¡Te mereces estar con alguien por amor y no por practicidad! Todo se puede solucionar. No te desanimes sólo porque ahora parezca un poco complicado. Toma la mejor decisión para ti, y no te quedes sólo porque tenga más sentido sobre el papel.

Escucha a tu corazón y haz lo que te parezca correcto, no lo que te parezca práctico.