15 etapas que atraviesan los empáticos en una relación con un narcisista

¬ŅTe resulta imposible imaginar a un ser ¬ęhumano¬Ľ fr√≠o y duro (titulado como humano porque, lamentablemente, no existe otra palabra oficial para identificar a esta especie) en una relaci√≥n con un emp√°tico dulce, sensible y cari√Īoso?

Me dan escalofríos sólo con oírlo, pero me temo que no es imposible en absoluto.

Se podría pensar que estos polos opuestos nunca se cruzarían, pero de alguna manera casi siempre acaban juntos y el resultado es devastador.

Lo √ļnico que puede dar a luz esta relaci√≥n es una v√≠ctima herida y rota, que ara√Īa la superficie de la prisi√≥n de cristal para salir, intent√°ndolo y fracasando de un d√≠a para otro.

Verás, todo el mundo desde fuera piensa que un empático atrapado en una relación con un narcisista es libre porque ésa es la imagen general.

En realidad, ése es el juego principal del narcisista: molestar y manipular, mientras él mismo parece completamente inocente.

Por tanto, la víctima se encuentra en una prisión de cristal. Parece que está libre, pero en realidad está atrapada.

Si te preguntas qué se siente al ser prisionero del narcisismo, lee las etapas por las que pasa todo empático en una relación con un narcisista.

1. Un chico ve a una chica. Sus ojos se encuentran y comienza la historia de amor.

La chica cree haber encontrado el amor de su vida, el hombre de sus sue√Īos.

La verdad es que ha encontrado al hombre no de sus sue√Īos, sino de su peor pesadilla.

Sus ojos se encuentran y comienza la historia de amor. La chica cree haber encontrado el amor de su vida, el hombre de sus sue√Īos.

La verdad es que ha encontrado al hombre no de sus sue√Īos, sino de su peor pesadilla.

2. El narcisista convence al emp√°tico de que ella es la persona que ha estado esperando.

Le da a la emp√°tica todo lo que ha so√Īado.

Miente y finge ser algo que no es para ganarse la confianza de la emp√°tica, para que ella crea todo lo que dice, lo cual no es extra√Īo porque su comportamiento al principio se apoya en una apariencia dulce y casi irreal.

3. Una vez superadas las etapas 1 y 2, el narcisista entra en la etapa más importante de manipulación y control.

Durante un largo periodo de tiempo, trabaja para destruir la autoestima y el amor propio del emp√°tico.

Mediante una serie de t√°cticas, consigue su plan.

Asumirá el papel de tomador de decisiones en la relación, asegurándose de que el empático no tenga nada que decir.

4. El empático nunca se enfrentará al narcisista en este punto de su relación.

5.

La emp√°tica retroceder√° y aceptar√° sin querer las etiquetas que el narcisista le pone, lo que la llevar√° poco a poco a creerse realmente incompetente e indigna de amor y respeto.

5. Los empáticos pondrán su corazón y su alma en su relación.

Sus intenciones son puras y su amor es desinteresado.

Después de todo, no puedes elegir de quién te vas a enamorar.

Lamentablemente, a veces te enamoras del mal y te destrozan el corazón, encontrándote en el punto más bajo de tu vida.

Nadie puede contar con eso. Nadie puede predecirlo ni evitarlo.

Los emp√°ticos caen mucho en esta trampa porque son altruistas. Son dadores, exactamente lo que todo narcisista necesita.

6. Poco a poco, la empática se da cuenta de que la relación en la que está no es sana.

Poco a poco se da cuenta de que el narcisista no puede amar a nadie más que a sí mismo. Por desgracia, para entonces ya es demasiado difícil salir de él.

La empática sigue sometida a un estrés tremendo y siente un miedo enorme porque sabe todo lo que el narcisista es capaz de hacer.

Así que sigue satisfaciendo cada una de sus necesidades para evitar problemas.

7. Mientras el empático haga todo lo que el narcisista quiere, no habrá problemas en la relación.

Y cuanto más amor y devoción ponga el empático, más se sentirá el narcisista en control.

Los narcisistas saben que mientras los empáticos luchen por mantener viva su relación, ellos tienen el control de todo.

Una vez que el empático empieza a romper el vínculo insano, el narcisista empieza a sentirse amenazado.

8. Finalmente, el empático pasa a la acción.

Al final acepta que ha sido maltratada y que no quiere estar en ese tipo de relación.

Necesita más; necesita amor verdadero y desinteresado y no lo está recibiendo. El narcisista no está contento con esta constatación.

En realidad, se siente amenazado y eso le hace a√ļn m√°s peligroso.

9. Lo que ocurre en realidad es que el empático se da cuenta de que el narcisista no tiene suficiente atención.

Y ninguna de sus acciones y de hacer realidad los deseos del narcisista podrá satisfacer su insaciable hambre de atención.

10. Desesperado, el narcisista pasa al modo sobremanipulador.

Su siguiente movimiento es convencer a la empática de que todo lo malo que ha ocurrido en su relación es culpa de ella.

La convencer√° de que es demasiado necesitada y de que necesita mucho mantenimiento.

11. Entonces, el emp√°tico se detendr√° y se preguntar√°.

Como su autoestima a√ļn no se ha restablecido y sigue siendo bastante vulnerable, se tragar√° sus tonter√≠as y empezar√° a dudar seriamente de s√≠ misma y de su comportamiento.

√Čse es exactamente el objetivo del narcisista.

12. El problema es que la emp√°tica no entiende que ha sido manipulada.

Después de que el narcisista se meta en su cabeza y juegue un poco más con su mente, la empática volverá a él y se abrirá.

Ella le dirá cómo se siente realmente y el dolor que siente.

Lamentablemente, esas emociones no llegar√°n al narcisista, que en cambio le devolver√° la culpa a ella sin sentirse culpable.

Los emp√°ticos admitir√°n abiertamente que creen que est√°n perdiendo la cabeza.

Nada hace m√°s feliz a un narcisista que escuchar eso porque, justo en ese momento, el emp√°tico vuelve a ser f√°cilmente controlable.

13. Aquí es cuando el empático comete el mayor error.

Se cree las mentiras que le dice el narcisista.

En lugar de aceptar el dolor y comprender que lo que siente ahora es normal porque le han hecho da√Īo, suele culparse a s√≠ misma y pensar que ha hecho algo malo.

14. Después de una larga pelea, la empática encontrará la manera de alejarse del narcisista.

A pesar de la desgracia que la ha golpeado, la empática encontrará la manera de calmarse, dar un paso atrás para reevaluar la situación y tratar de resolver el lío en el que se ha metido.

15. Los empáticos tienen que entender que no todas las personas son dignas de su amor y atención.

Tienen que creer que, desgraciadamente, hay gente mala por ahí, gente que sólo mira por sí misma sin miedo a aplastar a quien se interponga en su camino.

Los emp√°ticos tienen que reconocer que no todo el mundo es como ellos.

La historia termina con la empática luchando por recuperarse, sintiéndose derrotada, avergonzada y rota.

Mientras tanto, el narcisista sigue adelante sin ning√ļn remordimiento, como si nunca hubiera pasado nada, como si la emp√°tica nunca hubiera existido.

Esa es la triste verdad.

Inviertes tu coraz√≥n y tu alma y sales herido, mientras el ¬ęhumano¬Ľ sigue adelante para destruir la vida de otra persona.