10 razones por las que ser abandonado no es tan malo

Todos conocemos el hecho de que las rupturas son el colmo de los colmos y, a veces, también pueden ser extrañas o molestas.

Cuando alguien menciona la palabra «ruptura», lo primero que nos viene a la mente es esa sensación de malestar y dolor de un corazón roto.

Pero, parece que nadie habla de sus aspectos positivos.

Nos olvidamos de ese viejo y sabio dicho: «Si quieres ver el arco iris, tienes que enfrentarte a la lluvia». Olvidamos que para poder experimentar algo mejor y más grande, tenemos que lidiar primero con lo peor.

Si miras las cosas desde otra perspectiva, te darás cuenta de que la razón por la que tuvisteis que romper en algún momento es porque sencillamente no os llevabais bien, os daban por descontados o quizá perdisteis la confianza el uno en el otro, lo que lleva a una conclusión importante: Sencillamente, no estabais hechos el uno para el otro.

Si consideras cada ruptura como una lección importante que hay que aprender por las malas y la oportunidad de acercarte a conocer a la persona adecuada para ti, te darás cuenta de que ser abandonado no es tan malo.

En ese sentido, aquí tienes 10 razones por las que ser abandonado es en realidad lo mejor que te ha pasado, porque eres mucho mejor sin ellos.

1. No estabais destinados a estar juntos

Como ya se ha dicho, la razón número uno por la que no debes ver la ruptura como algo totalmente negativo es porque está claro que no estabais hechos el uno para el otro.

Esto significa que la ruptura era inevitable y que cuanto antes ocurra, mejor.

Peor que la ruptura sería perder el tiempo con alguien con quien no tienes futuro, así que, de una manera extraña, deberías estar agradecido por haberte dejado.

2. Crecer y aprender lecciones

Las rupturas siempre nos ayudan a crecer y nos enseñan valiosas lecciones que, de alguna manera, no queremos notar porque estamos demasiado ocupados con el lado negativo.

Pero, efectivamente, una ruptura es una oportunidad para crecer y aprender de tus errores.

Al igual que las cosas malas te hacen apreciar las buenas, una ruptura te ayuda a apreciar las cosas y los momentos mejores que están por llegar, y te prepara para estar agradecido por ellos.

3. No tenías por qué ser tú el que dejara la relación

Por muy raro que suene, una de las mayores ventajas de que te hayan dejado es que no has tenido que ser tú el que ha dejado el coche.

Esto significa que tendrás la conciencia limpia y que nunca te arrepentirás de nada.

Seguirás viviendo tu mejor vida sin preocuparte de haber cometido un error al dejar a ese alguien.

4. La pelota está en tu tejado

Cuando eres tú el que se deja, la pelota está en tu tejado, lo que significa que tienes la libertad de elegir si los dejas sin decir nada, si les gritas o cualquier otra cosa que elijas.

Como eres tú quien se deja, significa automáticamente que eres tú quien está en una posición más vulnerable, por lo que puedes elegir cómo terminarán las cosas.

Puedes decidir que no quieres volver a verlos nunca más, o puedes proponer seguir siendo amigos.

5. La oportunidad de volver a conocerte a ti mismo

Las rupturas son una oportunidad perfecta para descubrir tus pasiones y volver a conocerte a ti mismo.

Tienes todo el tiempo del mundo para buscar nuevas aficiones, hacer lo que te hace feliz y que no te importe nada ni nadie.

6. Más tiempo para centrarte en tus prioridades

Cuando estás en una relación con alguien que no es adecuado para ti, es más probable que dirijas toda tu energía a esa persona y, como consecuencia, descuides tus propias prioridades, quedando agotado.

Pero, ahora que están fuera de tu vida, tendrás más tiempo para centrarte en las cosas positivas en lugar de en las exclusivamente negativas.

7. Deshacerte de la toxicidad en tu vida

Recuerda que ser abandonado significa deshacerte de la toxicidad en tu vida y, créeme, no hay mayor bendición que esa.

Levantarse por la mañana sabiendo que los niveles de toxicidad han disminuido significativamente significa ser feliz y disfrutar de cada segundo de tu tiempo con personas positivas y con las que realmente se preocupan por ti.

8. Estar soltero y volver a tener citas

Que te dejen también significa disfrutar de la soltería de nuevo y hacer lo que quieras.

Tienes el poder de elegir si vuelves a salir con alguien o prefieres pasar la noche viendo tus programas de televisión favoritos.

Tienes el poder de escucharte sólo a ti misma y a tus entrañas en lugar de bailar al son de otras personas.

9. Disfrutar de pasar más tiempo con tus amigos

Cuando estés con alguien que definitivamente no te conviene, gastarás mucha energía en estresarte por ello y luego en quejarte a tus amigos.

Pero, una vez que te deshagas de ellos, disfrutarás pasando más tiempo con tus amigos y hablando también de otras cosas, en lugar de tu novio o novia de mierda.

Y por eso que te dejen no es tan malo, ¿verdad?

10. Acercándote a conocer a la persona que te corresponde

Cada vez que te dejan, te acercas más a conocer a la persona que te corresponde.

Estás más cerca de vivir la vida que mereces y de estar con alguien que sea digno de estar contigo.

Cuando miras las cosas de esa manera, que te dejen se convierte en lo mejor que te ha pasado.

Siempre que empieces a dudar, recuérdate las siguientes sabias palabras de Alexander Graham Bell: «Cuando una puerta se cierra, otra se abre; pero a menudo miramos tanto tiempo y con tanto pesar la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros.»