10 cosas impactantes que no sabías sobre el engaño

1. Los infieles nunca pueden estar satisfechos

Aunque alguien engañe, no significa que esté satisfecho con la persona con la que engaña a su pareja. Decidieron engañar porque, en primer lugar, no están satisfechos con su vida. Por tanto, no hay mucho que puedan hacer para mejorar sus vidas.

Engañar es sólo una forma de no pensar en la situación que tienen en casa con su pareja. Pero el problema es que, aunque sean libres de elegir a cualquier persona con la que puedan ser felices, nunca encontrarán a alguien que les proporcione la satisfacción que tanto ansían.

2. El engaño físico y emocional no es igual para hombres y mujeres

Según estudios recientes, los hombres son más sensibles al engaño físico, mientras que las mujeres son más sensibles al engaño emocional. Los hombres no soportan que otro hombre se acueste con su mujer, mientras que las mujeres no soportan que su chico cuente todo lo que siente a otra mujer.

Pero aunque estos dos tipos de engaño no sean iguales, ambos son muy perjudiciales para toda relación, y pueden hacerla fracasar.

3. Las redes sociales están llenas de infieles

No es ningún secreto que las redes sociales están llenas de tramposos. De alguna manera, es la mejor manera de engañar porque sólo tú tienes acceso a tus mensajes y llamadas, y puedes encontrar a diferentes personas en línea, incluso a las que no conoces.

En muchos casos, los infieles que fueron pillados tenían muchos mensajes de sexting sucios con otra mujer, y ocultaban estos sexts a sus parejas. Algunos de ellos borran estos mensajes, y otros los guardan bajo llave para recordar los buenos momentos que pasaron con sus amantes.

4. Las personas que fingen los orgasmos tienden a ser más infieles

Si tu pareja finge los orgasmos, es mejor que tengas cuidado porque quizá te esté engañando. Eso significa que sólo se acuesta contigo para satisfacerte y para que le dejes en paz mientras disfruta de verdad de su tiempo en la cama con otra persona. Sólo quiere hacer las cosas muy rápido porque no quiere tener sexo contigo.

Por eso fingirá que está teniendo un orgasmo. De este modo, quiere convencerte de que has estado increíble en la cama y que le has llevado al clímax en un abrir y cerrar de ojos. Pero, en realidad, no es más que un imbécil mentiroso que está deseando meterse en las bragas de otra mujer.

5.Las mujeres rubias tienden a engañar más

¿Conoces el dicho de que las rubias siempre se divierten más que el resto de las chicas? Pues en este caso es bastante cierto. Según una investigación, las mujeres rubias tienden a engañar a sus parejas más que las pelirrojas o las morenas.

Hay algo atractivo en las rubias, y los hombres no pueden resistir la tentación de seducirlas. Y si les va el juego, se lanzan a por todas. La adrenalina que sienten cuando temen que alguien les pille engañando a su pareja es algo así como una droga a la que son adictos.

6. Las personas con dedos más largos engañan más

Los investigadores descubrieron que las personas con dedos anulares más largos tienden a engañar a sus parejas más que las que tienen los dedos anulares más cortos. Tiene algo que ver con la cantidad de testosterona que tiene un niño cuando aún no ha nacido. Si la cantidad de testosterona es mayor, lo más probable es que esa persona engañe más.

Ese tipo de personas siempre buscan más parejas sexuales, y no pueden satisfacerse con una sola. Para ellos, no importa si tienes las cualidades de una buena mujer. Si quiere engañarte, lo hará pase lo que pase.

7. La gente puede tener relaciones felices y seguir siendo infiel

Aunque tu hombre tenga una relación feliz contigo, puedes encontrar algunas señales de que te engaña. Los hombres no engañan necesariamente a sus parejas sólo cuando no están satisfechos con ellas, sino también cuando todo va bien.

Si están en una relación de larga duración, pueden estancarse en la rutina y desear tener a alguien con quien divertirse. Muchos chicos hacen esto durante su crisis de mediana edad, y las mujeres lo hacen cuando pierden el vínculo emocional con sus parejas.

8. La gente engaña por falta de química

La química es algo que conecta a dos personas al principio de una relación, y si se desvanece en algún punto del camino, hay muchas posibilidades de que uno de los miembros de la pareja la busque en otro lugar. Ocurre sobre todo en las relaciones de larga duración, en las que las parejas se relajan y se dan por supuestas. Piensan que la persona amada siempre estará ahí, y por eso no muestran afecto y amor como antes.

En situaciones así, la mayoría de las parejas encuentran a alguien que les comprenda y les dé lo que tanto anhelan. Lo creas o no, el sexo no es lo más importante en todo el proceso. Algunos de estos infieles buscan vínculos emocionales y apoyo.

9. Los infieles engañan sobre todo a personas que conocen

Y lo hacen por una razón. De este modo, les resultará más fácil ocultar que hacen trampas. Podrán quedar con esas personas como si fuera lo más normal del mundo. Y su pareja no sospechará nada porque, de todos modos, siempre están pasando tiempo juntos.

Además, los infieles conocen muy bien a esa persona, y ya la conocen. Saben lo que les gusta y cómo funcionan, y eso les facilita satisfacerlos y darles todo lo que necesitan.

10. Muchas mujeres perdonan a sus parejas y siguen viviendo con ellas

Engañar es algo que no es nada agradable. Pero todos somos diferentes, y algunos podemos perdonar a nuestras parejas infieles. Y si ambos miembros de la pareja se esfuerzan por salvar lo que se puede salvar, la relación puede ser mejor que nunca.

Algunas mujeres dijeron que incluso después de haber engañado y de haber perdonado a sus parejas, realmente llevaron sus relaciones a un nivel completamente nuevo. Esa experiencia las hizo aún más fuertes. Así que, aunque tu pareja te haya engañado, si le perdonas, puedes ver algunas señales de que le gustas como antes y de que realmente quiere hacer un esfuerzo adicional por ti y esforzarse más que nunca.