Esta es la razón por la que tu hija será el mejor regalo que jamás recibirás

«Mientras duermes por la noche, mi corazón vela por ti. Nada malo puede ocurrirte nunca. Eso es lo mucho que te quiero»- Desconocido

Tu hija, la única persona de tu vida a la que no te cuesta poner en primer lugar. A la que le das todo tu amor, sin siquiera pensarlo.

La que puede hacerte la persona más enfadada en un momento pero también la más feliz al mismo tiempo. La que tiene un trozo de tu corazón y de tu alma. La que llevaste bajo tu corazón durante 9 meses. La que le cantabas mientras te tocabas la barriga, haciéndole saber que piensas en ella y la cuidas.

Tu hija. La única razón para luchar cuando todo se desmorona. Aquella cuya sonrisa puede hacer que conviertas montañas y hagas cosas para las que nunca pensaste que tendrías valor y fuerza. Aquella cuya mirada puede hacerte la persona más feliz en un solo momento.

La que quiere ser exactamente como tú mientras intenta ponerse tus tacones. La que quiere que la peines y le hagas las trenzas más bonitas. La que te admira y quiere maquillarse igual que tú.

Tu hija. La que quiere ser igual que tú, llevar la misma ropa, hacer el mismo trabajo que tú o cocinar como tú. Es alguien que presta atención a cada frase que dices y que se lo piensa a fondo.Es alguien a quien le encanta acurrucarse contigo mientras le cuentas un cuento de buenas noches. Es la única persona de tu vida que necesita tu amor más que nada. Así que asegúrate siempre de decirle lo mucho que la quieres y lo mucho que significa para ti.

Tu hija. La persona con la que te gusta hablar, ya que sus historias y su forma de pensar te arrasan siempre. Cuando pasas tiempo con ella, no puedes creer que sea sólo tuya y que sea tan perfecta. Cada vez que la miras, sabes que es lo mejor que te ha pasado nunca y eso te hace sentir muy bien.

Simplemente no puedes creer que alguien tan pequeño pueda ser tan fuerte al mismo tiempo. No puedes creer que lo vea todo, incluso las cosas que nunca le has mencionado. No puedes creer que tengas una persona así en tu vida. Y quieres protegerla de todo lo malo que pueda ocurrirle. Porque ella es tu corazón y tu alma; es un trozo de ti.

Tu hija. Lo mejor que te ha pasado en la vida. La que amas incondicionalmente y por la que darías tu vida. La que cuidará de ti cuando envejezcas como tú cuidaste de ella cuando era una niña.

La que repetirá las mismas cosas una y otra vez porque no pudiste escucharla la primera vez. La que no le importará no dormir toda la noche cuando estés enfermo con tal de estar cerca de ti.

Tu hija. Es la persona con la que te alegrarás de pasar el tiempo. Es alguien con quien irás de compras y os reiréis el uno al otro cuando encontréis pijamas a juego. Y sí, los compraréis. Y cada vez que os los pongáis, recordaréis el día en que os reísteis tanto.

Verás que pasar tiempo con ella es lo mismo que ir a terapia, porque puede curar tu corazón y tu alma. Puede hacerte sentir muy bien con una sola frase. Es tu mejor amiga, tu compañera de noche y tu compañera de fatigas.

Tu hija. La que se parece a ti pero que, sin embargo, es totalmente diferente a ti por su actitud y su fuerte voluntad. Es la persona que te enseñará todas las cosas que no pudiste aprender. Es la persona con la que verás películas y te reirás tanto que te dolerá el estómago.

Es alguien que tiene tanta suerte de tener una madre como tú, la fuerte y orgullosa. Es feliz porque has podido enseñarle cómo funciona este mundo y que, al final, siempre compensa ser una buena persona.

Tu hija. Tu corazón y tu alma. Tu felicidad. Tu paz. Tu orgullo.

El mejor regalo que podrías desear y la persona que te motiva a ser tú mismo sin importar lo que piensen los demás.

¿Y sabes qué es lo mejor de todo esto?

Es todo tuyo.

Christine es la autora de «Mirando fijamente a los ojos de la ansiedad y la depresión», un libro que cambiará tu forma de combatir la ansiedad y la depresión.