5 consejos exitosos para la co-paternidad con un narcisista

Liberarse de una relación con un narcisista es una de las cosas más duras y dolorosas que han tenido que hacer todas las víctimas. Pero es aún más difícil cuando hay niños de por medio.

Todo lo que quieres hacer es no tener contacto, pero eso es imposible porque tienes a tus hijos atados a este hombre para el resto de tu vida. Aunque quieras proteger a tus hijos de la toxicidad de este hombre, él es su padre y sabes que tienes que encontrar una forma de copaternizar con él de la manera más exitosa.

Pero, al mismo tiempo, tienes que asegurarte de mantenerte cuerda y mentalmente sana, por tu propio bien y por el de tus hijos. Y aquí tienes 5 maneras de ayudarte a hacerlo.

1. No dejes que te eche la culpa a ti

Está demostrado que los narcisistas no tienen sentido de la responsabilidad. E incluso cuando saben que son ellos los que han metido la pata, nunca lo admitirán. En lugar de ello, tratarán de culpar a su víctima de todo lo ocurrido.

Y eso es exactamente lo que intentará hacer tu ex. Intentará hacerte quedar como el malo de la película y tratará de hacerte sentir culpable por destrozar a tu familia y por no dar a tus hijos la oportunidad de ser criados por sus dos padres.

¡No dejes que te afecte! Recuerda que tú no tienes la culpa. Son sólo manipulaciones suyas en las que intenta que vuelvas con él de una forma u otra.

2. Habla con él sólo de los niños

Cuando dejas a una pareja narcisista, el primer consejo que oirás es que cortes todos los lazos posibles con él. Pero algo así es imposible cuando los dos sois coparentales.

Lo cierto es que tienes que comunicarte con tu ex, en relación con tus hijos. Y sin duda, él hará todo lo posible por utilizar todo lo que tiene para intentar llegar a ti. Intentará hablarte de todo lo que pasó entre vosotros y tratará de manipular para volver a estar juntos.

Esto es algo que nunca debes permitir, a cualquier precio. Recuerda que todos los narcisistas son astutos. No te pedirá que vuelvas con él a la primera. En cambio, se abrirá paso pacientemente bajo tu piel, paso a paso, sin que te des cuenta de lo que está pasando.

Para evitarlo, habla con él sólo de los niños. Haz todo lo posible por verle como el padre de tus hijos y nada más. Apaga todas tus emociones personales que hayas tenido o puedas tener por este hombre.

3. Haz un horario estricto y cúmplelo

El momento en que te separes de tu ex narcisista es el momento en que tendrás que acordar estrictamente los horarios o días de visita. Y esto es algo que tendrás que cumplir si quieres tener una vida tranquila.

Créeme: intentará seguir destruyendo tu vida arruinando tus planes y no recogiendo a los niños cuando debe o pidiendo verlos fuera de su horario. No permitas que lo haga bajo ninguna circunstancia, porque si lo haces, sólo le estás dando otra forma de controlar tu tiempo.

4. Sé el mejor ejemplo para tus hijos

Cuando eres copadre con un narcisista, no eres el único que puede enseñar a tus hijos valores morales importantes. No eres la única que puede ser su modelo de conducta y no tienes un impacto completo en su crianza.

Te guste o no, tu ex también tiene un gran efecto en ellos y le admiran, porque no son conscientes de su toxicidad.Aunque no puedes ser tú quien hable mal de su padre, lo que sí puedes hacer es dar el mejor ejemplo posible a tus hijos.

Enséñales la importancia del autocuidado y del amor propio. Enséñales la diferencia entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto. No te centres en tratar de explicar a tus hijos por qué su padre no se comporta correctamente: enséñales a ser mejores que él con tus propios ejemplos, sin siquiera mencionarlo.

5. Educa a tus hijos sobre el maltrato

Sé que esto es algo que no quieres hacer, pero si tus hijos están expuestos a un comportamiento tóxico, tienes que enseñarles a reconocer el abuso y a protegerse de él. Sé que es algo en lo que no quieres pensar, pero la verdad es que existe la posibilidad de que tus hijos se conviertan también en víctimas de un narcisista, sin que te des cuenta.

Por eso tienes que esforzarte en explicarles que pueden contarte cualquier cosa que les moleste. Tienes que enseñar a tus hijos a nombrar e identificar los distintos tipos de maltrato.

No utilices tu relación pasada como ejemplo y no les hables de lo que te hizo su padre. En su lugar, dales otros ejemplos de maltrato emocional, verbal y físico, adecuados a su edad.