Nunca quise necesitar a alguien, pero me encanta necesitarte a ti

Creo que nunca creí que esto pudiera ocurrirme.

Despu√©s de todo este tiempo, despu√©s de tantos a√Īos, que me enamorar√≠a. Y que me devolvieran el amor.

Ver√°s, no soy una persona que se rinde, no me rindo f√°cilmente. Pero he renunciado al amor. Yo

me rompieron el corazón demasiadas veces. Estaba destrozada. Así que decidí amarme a mí misma como nunca me habían amado.

Decid√≠ ser la √ļnica que iba a necesitar. Y decid√≠ no necesitar nunca a nadie.

Me sentí tan sola en tantas relaciones, que aprendí a ser suficiente para mí misma.

La peor clase de soledad es la que sientes junto a alguien que significa el mundo para ti. La que sientes en una habitación llena de gente.

Te sientes desnudo, como si todos pudieran ver tu alma, todos pueden ver tu dolor, pero simplemente no les importa

. Tienes ganas de gritar, pero sigues ahog√°ndote en el silencio.

Sientes los ojos de todos sobre ti, pero ven a través de ti.

Así que aprendí a bastarme a mí misma, a ser todo lo que buscaba en los demás.

Me convertí en mi mayor fan, en mi mejor amigo y amante.

Después de tanto tiempo, aprendí a quererme y a respetarme de una manera que nunca imaginé que nadie pudiera hacerlo. Pero, una vez más, me demostraste que estaba equivocada.

Me rompieron tantas veces, que aprendí a protegerme.

Se me cayó el corazón y se me rompió en miles de pedazos. Así que tuve que encontrar la manera de volver a juntar todos esos pedazos, para reconstruirme desde cero en esto que soy ahora.

Tuve que encontrar la manera de amar cada uno de esos pedazos, los pedazos que solía odiar.

Tuve que aprender a amar mi corazón blando, mi mente dispersa y mi alma marcada. Pero, de alguna manera, los amas tan fácilmente.

Me manipularon tanto que casi me perdí con las personas equivocadas. Así que aprendí a vivir sola.

Creía que me reía demasiado, me veía gordo y actuaba como un hombre.

Creía que no era lo suficientemente inteligente, que no era lo suficientemente guapa y que no me esforzaba lo suficiente. Perdía partes de mí misma, creyendo que eran feas.

Tardé demasiado en recuperarlas, en comprender por fin que son exactamente lo que me hace destacar, lo que me hace ser yo.

No s√© c√≥mo, pero t√ļ lo entendiste incluso antes que yo.

Me maltrataron tanto que tard√© a√Īos en curarme.

Me cost√≥ a√Īos no inmutarme cuando el hombre se mueve a mi alrededor. Para salir a la calle con la cabeza alta, sin avergonzarme de lo que he pasado. Para abrazar mis cicatrices y magulladuras, para ba√Īarlas con l√°grimas y amor para que sanen.

Me cost√≥ a√Īos aprender que no todo el mundo quiere hacerte da√Īo, pero me bast√≥ un segundo contigo para sentirme como nunca antes me hab√≠an tocado.

Nunca quise volver a enamorarme, pero me enamoré de ti.

¬ŅC√≥mo podr√≠a volver a enamorarme, despu√©s del infierno por el que he pasado?

¬ŅC√≥mo podr√≠a dejar entrar a alguien, despu√©s de esa gente que me destruy√≥?

¬ŅC√≥mo podr√≠a volver a amar, cuando me cost√≥ todo el amor que ten√≠a para curarme y volver a valerme por m√≠ misma?

Ahora que estoy de pie, no quiero estarlo sin ti. Ahora que he recuperado partes de mí que había perdido, quiero compartirlas contigo.

Ahora, después de haber decidido que no quiero necesitar a nadie, me encanta necesitarte a ti. Me encanta necesitar tu sonrisa, necesitar tus brazos a mi alrededor.

Me encanta necesitarte por ti, y no por las cosas que podrías darme, porque ya he aprendido a dármelas a mí misma.

Nunca quise volver a necesitar a alguien, pero seguro que me encanta necesitarte a ti.