La tragedia de ver cómo se desenamora de ti

Cuando est√°s enamorada, te consume ese sentimiento y es lo √ļnico en lo que puedes pensar. Incluso cuando no quieres, te encuentras so√Īando despierta con √©l.

El amor es algo curioso. No crees que lo necesites, pero cuando lo tienes. consume cada fibra de tu ser, y no sabes cómo has podido estar sin él. Tu corazón necesita sentir el suyo para seguir latiendo. Es como el combustible que hace que todo tu cuerpo funcione correctamente.

Cuando has vivido sin amor durante tanto tiempo, en cierto modo te acostumbras a ello, hasta el punto de sentir que puedes hacerlo por ti misma. Estás perfectamente bien siendo tu propio combustible y encendiendo tu propia chispa. Hasta ese día.

Hasta el d√≠a en que conoces a esa persona especial que te hace cuestionar c√≥mo pudiste pensar en hacer esto en solitario. Ahora, parece inimaginable. Ahora, le tienes a √©l, y la idea de vivir alguna vez sin √©l se siente como un cuchillo…

Cuando no est√° cerca, anhelas su contacto. Incluso si acaba de irse, codicias su cercan√≠a. Todo lo que quieres es que sus labios toquen los tuyos, y que su cuerpo se entrelace con el tuyo. Amas su olor m√°s que nada, y cuando no est√°, te tumbas en su cama, sintiendo que est√° all√≠ y anhelando su regreso… La vida es tan buena que parece un sue√Īo.

El universo te ha concedido por fin algo tan precioso, y cada d√≠a se siente como un cuento de hadas que consigues revivir cada ma√Īana cuando te despiertas junto a su rostro. La idea de que se acabe te pone f√≠sicamente enferma y te revuelve las tripas…

PERDERLO COMIENZA GRADUAMENTE.

Un d√≠a, todo parece perfecto… hasta que de repente, como el cambio de estaci√≥n… una brisa fr√≠a te recorre e indica un cambio inminente.

Cuando te despiertas ese d√≠a, todo parece normal a primera vista, pero entonces le miras. No sientes el calor instant√°neo que desprende cuando vuestras miradas se encuentran, y no te besa como todas las ma√Īanas.

Te sientes inquieta, pero te dices que todo es tu imaginación. Todo está bien.

Sientes que de repente hay un muro extra√Īo entre vosotros, y que √©l no te mira como suele hacerlo. Falta algo, pero no puedes (o no quieres) descubrirlo.

Lo descartas. Es sólo tu mente la que te juega una mala pasada.

HAY UN VAC√ćO EN TU CORAZ√ďN.

Empiezas a sentirte vacío. Tu corazón siente que está perdiendo lo más importante que necesita para seguir latiendo.

Hagas lo que hagas, lo haces a medias. Ya no te sientes el actor principal de la historia de tu vida.Ya no sientes que tienes el control.

Est√°s al borde de las l√°grimas la mayor parte del tiempo. El vac√≠o te sigue all√° donde vayas, y no hay forma de escapar de √©l. Te averg√ľenzas de lo mucho que anhelas su amor. Necesitas sentirte cerca de √©l, pero parece que se aleja…

El proceso es muy lento. Tus heridas se hacen más profundas con cada día que pasa, y el vacío en tu corazón empieza a doler físicamente.

SE DESPLAZA.

Ahora, realmente puedes sentir la pérdida gradual de su amor. Ya no está interesado en ti. Es casi palpable lo mucho que duele.

Los dulces y suaves besos cuando te ve se han ido. La b√ļsqueda constante de tu mano para cogerla ya no existe. El tierno abrazo que te deja tan llena de amor y gratitud se ha ido. Cualquier signo de afecto que sol√≠a mostrar hacia ti ha desaparecido y se ha olvidado…

Intentas tener amor por los dos. Intentas demostrarle afecto besando sus labios con el doble de frecuencia. Le coges la mano desesperadamente, esperando que su agarre sea lo suficientemente fuerte como para demostrarte que a√ļn le importas..

Haces todo lo que est√° en tu mano para hacerle ver lo desesperada que est√°s por su contacto.

TE SIENTES TAN COMPLETAMENTE SIN ESPERANZA.

Te est√°s machacando, pregunt√°ndote c√≥mo podr√≠as haber salvado esto. ¬ŅQu√© podr√≠as haber hecho para no dejar que se te escapara por completo?

Te sientes in√ļtil. Debe haber algo que no funciona en ti. ¬ŅC√≥mo ha podido volverse tan distante y esquivo si lo √ļnico que has hecho ha sido darle tu coraz√≥n en bandeja de plata?

Las lágrimas bajan por tu desdichado rostro mientras tratas de aceptar el hecho de que no hay nada más que puedas hacer. Por fin te das cuenta de que realmente se ha acabado, y tu corazón no va a sentirse mejor en un futuro previsible.

Aquel que creías que era tu para siempre ha desaparecido lentamente de tu vida, haciéndotela lo más difícil posible con cada sutil golpe.

LA PENSACI√ďN DE VOLVER A SER SOLTERA TE HACE FLIPAR.

La idea de volver a tener todas esas citas de Tinder te asusta. Tener que abrirte de nuevo a alguien, despu√©s de que se te haya escapado tu gran amor hace tan poco tiempo parece insoportable…

De repente, te ves arrojada de nuevo al mundo de la soltería. En lugar de que él te espere bajo una manta en el sofá cada noche, llegas a casa a un apartamento vacío. No puedes concebir volver a estar sola después de haber experimentado este profundo amor.

Vuelves a tu antigua vida. Tus antiguas rutinas. Llamas a tus chicas. Te desahogas. Empiezas a darte cuenta de que, después de todo, hay esperanza para ti. Tienes personas en tu vida que van a hacer que este cambio repentino te resulte lo más fácil posible.

No vas a estar bien pronto. Pero con el tiempo, y rodeada de tus seres queridos, empezar√°s a volver a ser la de antes.

Y cuando lo hagas, no vas a permitirte vivir en el pasado de lo que podría haber sido. No. Vas a estar agradecida por la hermosa historia de amor que tuviste, pero que tuvo que llegar a su fin.

Sabes que si él fuera el indicado para ti, nunca se habría escapado tan fácilmente.

Así que sigue viviendo. Sigues trabajando en ti misma, y te permites estar abierta a la posibilidad de un nuevo amor. Todo puede suceder cuando tienes algo de fe en ti mismo. Y cuando menos lo esperes, sucederá algo hermoso.

Te mereces esa gran historia de amor que no tiene final a la vista. Ten paciencia y déjate curar. Suelen ocurrir cosas increíbles cuando menos preparado estás para ellas. No todos los amores van a doler tanto.

Permítete volver a ser feliz y abre tu corazón a cosas nuevas. Cuando crees, pueden ocurrir cosas mágicas.