El lado feo de superar al hombre que una vez amaste

Cuando entramos por primera vez en una relación, tendemos puentes e intentamos conectar con la persona elegida de todas las formas posibles. Cuando terminamos una relación, quemamos esos mismos puentes y cortamos nuestros caminos hacia esa persona para no tener la tentación de llegar a nuestro pasado.

No quieres volver, no quieres revivir tu pasado y no quieres que vuelva. Que vuelvas con él está descartado. La determinación que tienes de no volver con tu ex y de superarlo debe ser admirada, pero hay otra historia. Lo que la gente suele olvidar es que el proceso de superar a alguien está lleno de sentimientos y recuerdos.

Independientemente del tiempo que duró tu relación, hay recuerdos que te recuerdan que sucedió. No importa cuántos momentos malos haya habido, no hacen que aquellos bonitos se desvanezcan, y esos recuerdos bonitos que tienes son el mayor problema aquí. Siguen llegando a tu puerta mientras intentas cortar todos los hilos que tienes con tu pasado.

Ver también:9 cosas que debes hacer después de una ruptura para levantarte y seguir adelante

A cada paso que das, hay una pequeña parte de él que te mira. Aunque ya no esté realmente presente a tu alrededor, tu mente y tu corazón te hacen sentir que está ahí.

Te sorprendes a menudo mirando tu teléfono -con su nombre listo en tus contactos- y necesitas sólo un pequeño empujón para llamarle y contarle cómo te ha ido el día. Te despiertas y compruebas el teléfono para ver si hay un mensaje de buenos días de él, y te cuesta conciliar el sueño porque siempre esperabas que te deseara buenas noches antes de irte a dormir. Esos mensajes nunca llegan, pero sigues esperándolos inconscientemente.

Ver también:Formas en las que te estás complicando la vida para superarle

Desde que rompisteis, te has dejado la piel para continuar con tu vida, y sólo deseas olvidar los sentimientos que tenías por él. ¿Pero cómo podrías hacerlo cuando hay gente que te recuerda constantemente lo que tuvisteis? ¿Cómo podrías hacerlo cuando la gente invade constantemente tu intimidad mientras te mira fijamente esperando ver cualquier signo de emociones que pueda revelar que aún sientes algo por él?

A veces, deseas bailar las canciones que escuchabais juntos, pero las emociones te lo impiden. A veces, deseas poner la canción que realmente te gusta, pero no puedes porque esa canción estaba sonando cuando él te besó por primera vez. ¿Y qué pasa con esas canciones que te recuerdan a él? Es mejor no ir por ahí.

No son preguntas que te hagan otras personas: «qué pasaría si» es el tipo de pregunta que te haces constantemente. ¿Qué pasaría si hubieras hecho algo diferente? ¿Qué pasaría si le hubieras llamado? ¿Y si todavía siente algo por mí? ¿Y si no quería decir todas esas cosas que dijo? ¿Y si hubiéramos luchado más por lo que teníamos? La lista de estas preguntas es interminable y lo más feo es que no obtendrás una sola respuesta a ninguna de ellas.

Necesitas tiempo para superarlo. Necesitas acostumbrarte a la realidad de que ya no está y de que ya no puedes contar con él. La parte fea es que los sentimientos no desaparecen de la noche a la mañana. La parte buena es que los sentimientos desaparecen con el tiempo, por lo que puedes seguir adelante.

Seguir adelante y superar al hombre que una vez amaste será lo más difícil que tendrás que hacer en la vida. Pero tienes que levantarte cada mañana y continuar tu vida sin él. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero deja que el tiempo cure tus heridas. Permítete estar triste. Permítete estar enfadada y luego permítete dejarlo ir. Un día, te despertarás libre.