Cómo crear nuevas vías neuronales para recuperarse de la traición

La neurociencia ha contribuido a revelar que la angustia es tan dolorosa y real para el cerebro como el dolor físico. Así que hay buenas noticias: igual que sabemos que podemos curarnos del dolor físico, también podemos curarnos de la angustia emocional.

La curaci√≥n fisiol√≥gica consiste en que las c√©lulas del cuerpo se regeneran o reparan para reducir el tama√Īo de la zona da√Īada por la angustia y restablecer el funcionamiento normal del cuerpo.

La curación emocional es menos mecánica que ésta, pero por lo demás sigue un camino de restauración similar. La curación emocional se produce cuando el cerebro sustituye los acontecimientos dolorosos por imágenes restauradoras, que promueven un comportamiento que fomenta la seguridad, el crecimiento y el bienestar, restaurando así el funcionamiento normal de la mente.

Si alguna vez te han traicionado, sabrás cuánto duele y nos deja devastados y cuestionando todo lo relacionado con la relación, que puede ser romántica o platónica.

Mi experiencia con la traición viene de un ex. Lo amaba y hasta ese momento, pensaba que nuestra relación podía sobrevivir a todo.

Un día me desperté y me encontré bloqueada en todas las redes sociales, incluso en las aplicaciones de mensajes de texto. Intenté llamar pero me salía un tono muerto. Pregunté a nuestros amigos qué había pasado pero nadie me dijo nada. Unos días después, su amigo me envió un enlace en el que mi ex, John, firmaba un contrato para un libro. Con la cantidad de tiempo que habíamos pasado hablando y deseando que nuestros libros se hicieran realidad, no podía entender por qué no me lo había dicho.

Fue un par de meses más tarde cuando empezó a desarrollarse la verdadera escala de la traición. En el tiempo que no habíamos hablado, John se había casado y no sólo eso, sino que había publicado su libro; pero el libro tenía muchas de mis palabras y de las que habíamos compartido, cartas y poemas que nos habíamos enviado.

Ahora, extra√Īamente, su matrimonio es algo que puedo perdonarle, pero cogi√≥ nuestras palabras, nuestros recuerdos, y los convirti√≥ en un libro sin siquiera dec√≠rmelo. El dolor de la traici√≥n y el enga√Īo es dif√≠cil de perdonar. Me qued√© con la duda de qu√© hab√≠a sido real y qu√© no.

Lo que hizo John fue empa√Īar nuestros recuerdos y robarme a una persona que fue una parte importante de mi vida. Utiliz√≥ sus propias necesidades ego√≠stas para herir y manipular a alguien que se preocupaba de verdad por √©l. Ya no le miro y veo a alguien a quien una vez am√©. En su lugar, veo a un desconocido que me quer√≠a tan poco que me dej√≥ un sentimiento de vac√≠o.

La razón por la que quiero compartir esta historia es para animar a otros a encontrar la paz con los acontecimientos que les han sucedido. No dejes que la experiencia te amargue o destruya la confianza en ti mismo ni dejes que afecte a futuras relaciones.

Este es tu viaje y, pase lo que pase, eres amado y digno, a pesar de las acciones de otras personas. Independientemente de lo que hayas experimentado o de lo que te haya sucedido en tu viaje vital, debes encontrar la manera de hacer las paces con ello. De lo contrario, encontrar√° la forma de rebajar tu autoestima y tu valor personal.

Durante mucho tiempo, John se convirtió en un punto desencadenante para mí; en cuanto oía su nombre, se me saltaban las lágrimas, tenía un ataque de pánico hasta el punto de no poder respirar, y luego mi mente empezaba a correr con todas esas preguntas sin respuesta, una y otra vez.

Pero es curioso: nuestro cerebro humano miente. Busca absolutos para crear una narrativa contigo y contigo mismo, una narrativa que puede, si no se tiene cuidado, paralizarnos en un estado establecido de miedo y autojuicio. Mi diálogo interior seguía esta línea: no podía ser John el que me había traicionado, porque había sido el mejor humano que conocía. Por tanto, tenía que ser yo; no podía ser lo suficientemente buena para él, hablaba demasiado, era una cabeza dura o no le apoyaba lo suficiente.

El ciclo de dudas y crueldades continuaba sin cesar. Tenía que encontrar la manera de perdonarle, no por su bien sino por el mío, para aliviar mi ego herido, para detener la duda sobre mí misma.

Im√°genes restauradoras

Una imagen restauradora es la parte de nuestra imaginación cargada de emociones que alivia el dolor al cambiar el enfoque mental de la pérdida al crecimiento. Nos recuerdan que nuestro sentido de lo que somos surge de lo que hemos ganado en la vida, más que de lo que hemos perdido o sufrido. Nuestra capacidad de crecer como seres humanos lo refuerza continuamente.

Las imágenes restauradoras más poderosas son las que pueden reforzar nuestros valores más profundos, como la humanidad básica, la conexión, el amor y la compasión. La curación emocional consiste en gran medida en reacondicionar tu cerebro para que asocie imágenes restauradoras con recuerdos dolorosos.

Para recuperarnos de la traici√≥n, debemos aliviar ese dolor para ver c√≥mo podemos crecer a partir de √©l. As√≠ que reflexiona sobre este escenario o crece a partir de √©l: ¬Ņcu√°l era la raz√≥n por la que Juan estaba en mi vida? ¬ŅCu√°l era la lecci√≥n que pretend√≠a? Una vez que hemos aprendido la lecci√≥n, se vuelve menos dolorosa, menos desencadenante. Podemos recordar esos momentos sin el trauma emocional que conlleva.

Me había estancado en un patrón y una rutina de mi vida al hacer lo que se esperaba de mí debido a mis obligaciones y responsabilidades.Mi mayor atracción hacia John era su creatividad, estaba tan orgulloso y no se arrepentía de mostrar al mundo esta faceta suya. Era un lado de mí que estaba enterrado en lo más profundo de la superficie, que tenía tanto miedo de crecer.

John me anim√≥ a despertar este lado de m√≠. Me ense√Ī√≥ mucho sobre m√≠ misma y, si soy sincera, me gust√≥ la persona en la que me estaba convirtiendo. Fue una parte importante de mi viaje en mi b√ļsqueda de la felicidad, as√≠ que, por esta raz√≥n, le doy las gracias.

Reacondicionamiento de nuestro cerebro

El condicionamiento cerebral es un proceso de repetición de asociaciones mentales hasta que se forman nuevos hábitos, o nuevos disparos neuronales. La gran mayoría de nuestras emociones están condicionadas por experiencias pasadas, una situación de estímulo-respuesta.

Por desgracia, nuestros cerebros pueden ser ligeramente perezosos y elegir la opción que requiere menos energía. Así pues, las respuestas condicionadas son metabólicamente baratas porque consumen poca energía en comparación con las intenciones conscientes (por ejemplo, apliquemos esto a la alimentación emocional: es más fácil responder a las emociones incómodas consolándolas con comida, ya que ésta es nuestra respuesta condicionada.

En lugar de ocuparse conscientemente de la emoci√≥n, ya que eso requerir√≠a m√°s energ√≠a, una acci√≥n decidida conscientemente es cientos de millones de neuronas que se disparan de forma m√ļltiple).

Sólo hay una forma en que nuestro cerebro puede formar nuevos hábitos, y es mediante la repetición de nuevas asociaciones. Por lo tanto, debemos practicar la asociación de imágenes reconstituyentes con los recuerdos del dolor. Con el tiempo, ese dolor se aliviará. Pero no te preocupes: en general, hace falta menos iteración para que un hábito más agradable sustituya a uno doloroso.

En nuestra b√ļsqueda de la felicidad, para amar lo que somos, no podemos odiar las experiencias que nos han formado. Todo lo que me ha sucedido a lo largo de los a√Īos, por muy doloroso que haya sido, me ha convertido en el ser humano que soy hoy. S√≠, tengo defectos, s√≠, cometo errores, pero soy humano, aprendo, reflexiono y crezco.

Estos son algunos puntos que hay que recordar-

Paso 1 РAcepta la realidad de la situación.

No intentes darle demasiadas vueltas a los acontecimientos ni escalarlos en tu mente (ya que todos somos culpables a veces de hacer que las cosas que nos han hecho da√Īo sean peores de lo que son).

Acepta lo que ha sucedido, cómo te has sentido y cómo ha impactado en tu vida.

Recuerda que cualquier sentimiento y emoción que estés experimentando es válido.

Paso 2 РCrece a través de ello.

Reflexiona sobre la situación y sobre las lecciones que puedes aprender en tu vida.

Paso 3 РConsidéralos.

Considerar por qué la persona actuó como lo hizo puede darnos cierta confirmación de la situación (pero recuerda que esto no significa que se esté aprobando el comportamiento).

Todos somos humanos y tenemos nuestros propios defectos. Preg√ļntate si actuaron a partir de creencias limitantes o qu√© necesidad estaban tratando de satisfacer?

Aunque esto sea difícil, nos ayudará a ver la situación desde un punto de vista diferente. La situación será un reflejo de la otra persona, no de nosotros.

Paso 4 – Seguir adelante.

La mayor reacción que puedes tener es vivir tu vida como si no hubiera pasado, vivir una vida feliz. No te definas por tu pasado, sino utilízalo para crecer y estar decidido a vivir una vida mejor gracias a él.

El perdón debe venir de un lugar donde lo haces por ti y por nadie más.

Crea paz en tu interior. Al perdonar, estás soltando los agravios y juicios que puedas tener, permitiéndote sentirte mejor. Libera esas emociones negativas y obtén una perspectiva positiva.

Perdonar es uno de los mayores regalos que puedes hacerte. Perdona a todo el mundo. – Maya Angelou

Frankie Samahwww.frankiesamah@me.comInstagram @frankiesamah