5 cosas que te das cuenta de todas las relaciones cuando por fin encuentras a «la elegida

Realmente no sabes cómo debe ser una relación real hasta que encuentras a la persona con la que vas a pasar tu vida.

Todo lo que recibías hasta ese momento eran migajas de amor y esfuerzo. Todo lo que has conocido es algo mediocre, y ahora lo tienes todo.

Un hombre de verdad no reprimirá sus emociones. No se asustará ante el compromiso, y será más de lo que jamás hayas soñado.

Lamentablemente, a veces el destino se demora en emparejarte con tu única pareja. Pero eso no es sin razón. Tienes que saber cómo no debe ser el amor para reconocer el verdadero cuando se te presente.

Estas son las 5 cosas de las que te das cuenta cuando finalmente encuentras a «la única»:

1. 2. Soportas un montón de mierda que no deberías haber soportado

¿Sabes que dicen que sabrás por qué no funcionó con nadie más cuando encuentres a tu persona definitiva? Pues es cierto.

Una vez que te tratan bien, una vez que estás en una relación normal y sana, por fin eres capaz de ver cómo no deberían haberte tratado nunca.

Todo ese dolor y ese sufrimiento no eran más que una pérdida de tiempo, por no decir que eran emocionalmente agotadores. Por fin sabes cómo debería ser el verdadero amor.

2. Nadie se acercó nunca a lo que tienes ahora

Cuando tu vida empieza a parecerse más a un sueño y menos a la vida real, estás con tu única persona.

Estás con alguien con quien puedes ser tú mismo. Te sientes aceptada y cómoda, por no hablar de que estarás rebosante de felicidad nada más verla.

Están ahí en las buenas y en las malas. Están a la altura de tus esfuerzos. Por primera vez en mucho tiempo, sentirás que puedes confiar en alguien, y eso te llenará de seguridad y hará que estéis aún más conectados.

3. Es a la vez tu mejor amigo y tu amante

Pase lo que pase, son los primeros a los que quieres contárselo. Lo que es diferente es que ahora están deseando escucharte y compartir sus historias contigo.

Lo pasáis mejor cuando estáis juntos, hagáis lo que hagáis. Tenéis suficiente pasión para que os dure toda la vida, pero no todo es sexo.

Una simple noche de cine acurrucados en el sofá equivale al viaje de alguien alrededor del mundo. Has encontrado todo tu universo en una sola persona.

4. Ya no hay montañas rusas emocionales

5.

No te asustarás cuando no te devuelva el mensaje porque probablemente esté durmiendo o algo así. Confías en él y sabes que no te haría daño deliberadamente.

Es un hombre de palabra. Nunca te miente ni dice una cosa y luego hace lo contrario. Nunca cancela los planes a menos que tenga una buena razón. Se presenta regularmente. Te dedica su tiempo, su afecto y su atención.

Seguro que os enfadáis de vez en cuando. Pero en el fondo sabréis que no hay ningún problema que sea más grande que vosotros y vuestro amor.

5. Podéis ser raros juntos

Cuando conozcas a la persona indicada, te darás cuenta de que ser normal está sobrevalorado. Por fin eres libre de ser tú mismo a su lado, como ellos lo son a tu lado.

Admitámoslo: la vida es rara. Todos somos raros a nuestra manera. Nadie es perfecto, y nadie debería serlo.

Al fin y al cabo, necesitamos a alguien cuya rareza sea compatible con la nuestra. Ahí es donde reside la verdadera felicidad.