10 cosas que sólo entenderán las personas que reprimen sus emociones

Hoy en día hay mucha gente que reprime sus emociones para evitar que les hagan daño. Incluso pueden desarrollar un mecanismo de defensa para hacer frente a un posible dolor o simplemente siguen adelante cuando ocurren cosas malas y resuelven esos problemas en su cabeza.

Así que quiero preguntarte algo: «¿Sabes qué tipo de persona eres? ¿Estás reprimiendo tus emociones o reaccionas inmediatamente?»

Si no estás muy seguro de ello, ¡comprueba estas señales y averígualo!

– Aunque haya cosas que te hayan hecho daño en el pasado, nunca lo admitirás. Admitirlo significaría que no eres lo suficientemente fuerte para vivir en un mundo como éste. En un mundo en el que la gente quiere verte hundido y en el que nadie es feliz por tu éxito. Por eso siempre estás gritando en tu interior por las cosas malas que están sucediendo actualmente pero que nadie conoce excepto tú.Por favor, ten cuidado con la acumulación de malas emociones en tu interior porque podrían explotar.

– Has desarrollado ese sentido para sufrir por todos los que te rodean. Piensas que lo que les ha pasado a ellos también te puede pasar a ti y realmente sientes su dolor. A veces no puedes seguir escuchando historias tristes, así que tiendes a cambiar de tema o te pones los auriculares e intentas calmarte. Esta es una señal comprobada de que estás embotellando tus emociones, así que asegúrate de cuidarte tanto como cuidas a los demás.

– Este es tu mecanismo de defensa que te ha ayudado a salir del apuro muchas veces. Cuando alguien dice algo malo de ti, simplemente pones la sonrisa más alegre en tu cara mientras todo tu mundo se desmorona. Esto no es bueno a largo plazo y deberías plantearte hacerles saber cómo te sientes.

– Experimentas una montaña rusa de emociones todo el tiempo porque hasta la más mínima cosa puede tocarte emocionalmente. Sólo intentas tener una cara de perra en reposo para que la gente que te rodea no entienda que estás sufriendo. Sé que eres orgullosa, pero dejar salir tus emociones de vez en cuando puede ayudarte a sacudir el estrés.

– Para ti, llorar es algo que te dejará en evidencia y la gente verá que ha conseguido hacerte daño. Por supuesto, no quieres eso, así que haces casi lo imposible por ocultar tus emociones delante de ellos. Si ven las lágrimas en tus ojos, probablemente dirás que tienes problemas con tus lentes de contacto o algo similar.

– Es un hecho conocido que las personas ansiosas nunca compartirán esa emoción con nadie. Creen que es algo de lo que deberían avergonzarse, así que se sienten mucho mejor embotellando sus emociones. Sugerencia: Ten cuidado con la cantidad de emociones que estás embotellando dentro de ti, porque te arruinarán la vida cuando menos lo esperes.

– Eres como un gato, reaccionando a todo lo que te rodea. A veces culpas a la gente por cosas que han hecho antes, pero no has pensado en ello hasta ahora. Que conste que la gente que te rodea puede ver eso por mucho que intentes ocultarlo. Así que pregúntate si realmente merece la pena.

– Eres como un lobo herido: sólo quieres estar solo para esperar a que se curen tus heridas. Éste es uno de los signos más evidentes de que estás reprimiendo tus emociones y a veces acabarás triste por no haber pedido ayuda a tiempo. Recuerda que no todas las personas son iguales y que algunas sólo quieren ser nuestras amigas y ayudarnos, si se lo permitimos.

– No es tan fácil ser feliz por los demás mientras tu mundo se desmorona, ¿verdad? Cuando te sientes así, sólo tratas de guardarte todas las malas emociones para ti mismo mientras hay una sonrisa de lo más alegre en tu cara. Pero si alguien que te conoce bien te mira profundamente a los ojos, se dará cuenta de que estás sufriendo. Los ojos no pueden guardar ningún secreto porque tu alma se refleja en ellos.

РCuando tu amiga dice algo que te molesta, nunca lo admites. No quieres herirla dici̩ndole lo que sientes porque crees que no eres lo suficientemente bueno para tener un amigo mejor. Esa es la historia de tu vida y no puedes cortarla.

Ver también: 9 cosas que debes hacer tras una ruptura para levantarte y seguir adelante